Santiago. La actividad económica en Chile creció un 0,8% interanual en junio, en una variación menor a la esperada, tras decepcionantes datos sectoriales y una débil demanda interna que presionaron también a la baja el desempeño trimestral.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) de junio fue inferior a la variación del 1,8% registrada en mayo y se ubicó por debajo del 1,0% estimado para el sexto mes en un sondeo de Reuters.

El Imacec desestacionalizado del sexto mes, en tanto, subió un 0,2% respecto del mes precedente.

"En términos desestacionalizados, muy ajustada con nuestra visión, la economía se encuentra con la mitad del trabajo hecho para entrar en una recesión técnica", señaló un informe del banco BBVA Chile.

En el mes de junio influyó una caída en las manufacturas del 2,4%, junto con un retroceso del 7,7% en la producción de cobre, del que Chile es el mayor productor mundial.

De esta manera, el segundo trimestre acumularía una expansión del 1,1% con la que se perfila como el peor del año y el de mayor debilidad desde enero-marzo del 2010, cuando un devastador terremoto golpeó la economía del país, destacó BBVA Chile en un informe.

"Después de la sólida expansión del primer trimestre, el impulso hacia delante del ciclo se debilitó de forma visible durante el segundo trimestre, socavado por menores políticas de estímulo monetario y fiscales, una suave demanda externa suave y un deterioro del mercado laboral", observó el economista Alberto Ramos de Goldman Sachs.

Con la variación de junio, la actividad doméstica acumuló una expansión del 1,6% en la primera mitad del año.

Para contrarrestar este panorama, el Banco Central ha mantenido una política monetaria expansiva, aunque con un sesgo algo restrictivo para afianzar las expectativas inflacionarias.

No obstante, analistas esperan que la entidad modifique esa visión ante un retroceso más rápido de la inflación y un bajo desempeño de la economía.

"Esperamos que el consejo (del Banco Central) mantenga su política monetaria sin cambios durante el resto del año y mueva el sesgo hacia un nivel más neutral", dijo Ramos.

Preliminarmente, analistas anticipan que el Imacec de julio registraría una expansión en un rango entre 0,3 y 1,3%.

Para todo 2016, el Banco Central proyecta una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de entre 1,25 y 2,0%.

"La sorpresa negativa del Imacec de junio debiese llevar a un nuevo ajuste a la baja en la estimación de consenso para el año", dijo BBVA.