Santiago. La economía chilena creció 2,6% durante los primeros tres meses de este año, en relación con el mismo período de 2013, y un 0,7% frente al trimestre anterior, informó el Banco Central del país suramericano.

La tasa de expansión del producto interno bruto (PIB) reflejó así la persistente desaceleración que ha registrado la economía chilena desde el año pasado, esencialmente por la caída del precio del cobre, el principal producto de exportación del país, debido a un menor dinamismo en China.

Los sectores que demostraron un mejor desempeño en el primer tercio del año fueron el agropecuario y silvícola, el de servicios empresariales y personales y el comercial.

La minería, en cambio, tuvo una variación marginalmente positiva del 0,2%, tras expandirse un 2,1% en el trimestre anterior.

Desde el punto de vista del gasto, el crecimiento del PIB fue impulsado principalmente por las exportaciones netas, ya que la demanda interna sufrió una caída marginal, afectada por una menor inversión en maquinaria y equipos, así como por una baja en los inventarios.

Las exportaciones de bienes y servicios en el período aumentaron un 5,4% y las importaciones cayeron un 3,6%.

El ingreso nacional bruto disponible real aumentó un 1,2%, incidido por menores términos de intercambio y mayores rentas pagadas al exterior.

El ahorro bruto nominal alcanzó un 24,1% del PIB, tasa que según el Banco Central refleja un ahorro nacional del 23% y un déficit del 1,1% en la cuenta corriente.

Para todo el 2014 el Banco Central chileno ha proyectado un crecimiento de entre el 3% y el 4%, tras haberse expandido un 4,1% en 2013.