El producto interior bruto (PIB) de Chile se expandió un 4,1% en el primer trimestre de este año, un punto menos que el 5,1% registrado en igual período del año pasado, informó este lunes el Banco Central.

La cifra es la menor registrada desde el período enero-marzo de 2011 (3,2%), se situó por debajo del 4,4% anticipado en la medición del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) y es 1,6 puntos inferior al 5,7% del cuarto trimestre del año pasado.

Asimismo, se situó por debajo de la proyección de entre un 4,5 y un 5,5% establecida por el Banco Central para el crecimiento de la economía chilena en 2013, aunque el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, advirtió la semana pasada de que la actividad mostraba una desaceleración más acentuada que la esperada.

El crecimiento del primer trimestre, según el informe, se sustentó principalmente en la demanda interna, que se incrementó un 6,8%, impulsada por el consumo (5,5%) y la inversión 9,6%).

En términos desestacionalizados el PIB de Chile aumentó un 0,5% respecto del cuarto trimestre de 2012, en un período que tuvo dos días laborales menos que el año pasado, que además fue bisiesto, lo que incidió negativamente en 0,6 puntos, según el instituto emisor.

Por sectores, el resultado fue encabezado por la minería (7,8%), el comercio (6,9%), transporte (4,7%), la construcción (4,5%), comunicaciones (4,0%), servicios empresariales personales (3,2%) y electricidad, gas y agua (2,7%).

Tuvieron caídas, en tanto, la Pesca (9,4%), la Agricultura (1,8%) y la Industria Manufacturera (0,6%).

La demanda interna creció un 6,8% interanual y un 1,0% en términos desestacionalizados respecto del trimestre anterior, impulsada principalmente por el consumo de hogares.

La inversión, según los datos, también contribuyó al aumento de la demanda, con una expansión del 9,6% interanual de la formación bruta de capital fijo, del 5,6 % en la construcción y otras obras y del 16,1% en maquinaria y equipos.

En el Comercio Exterior, las exportaciones aumentaron un 1,0% y las importaciones un 8,2%, en tanto el ingreso nacional bruto disponible aumentó un 4,3%, explicado principalmente por menores rentas pagadas al exterior, contrapesado por un efecto negativo de los términos de intercambio.

El año pasado la economía chilena creció un 5,6%.

El Banco Central indicó además que en el primer trimestre, la cuenta corriente de la balanza de pagos cerró con déficit de 1,690 millones de dólares; la cuenta financiera anotó un saldo negativo de US$1.784 millones y la cuenta de capital un superávit de 3,1 millones de dólares.