Santiago. La actividad económica en Chile creció un débil 0,5% interanual en julio, la menor cifra mensual en dos años y que sorprendió hasta a los más pesimistas, debido a que decepcionantes datos de la minería e industria frenaron el impulso de rubros vinculados al consumo interno.

El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec), difundido el lunes por el Banco Central, fue inferior a la variación del 1,0% registrada en junio y fue el registro más bajo desde agosto de 2014, cuando la actividad económica creció un 0,4%.

El desempeño en el séptimo mes fue menor que la estimación del 1,2% arrojada por un sondeo de Reuters, donde las proyecciones de los analistas fluctuaron entre 0,7 y 1,7%.

En el indicador -que representa más del 90% del Producto Interno Bruto (PIB)- también influyó que en julio se registró un día laboral menos que en el mismo mes del año pasado.

El Imacec desestacionalizado del séptimo mes, en tanto, subió un 0,1% respecto del mes precedente.

Con la cifra mensual, la economía chilena acumuló una expansión del 1,7% entre enero y julio, dentro del rango del Banco Central, que ha estimado un crecimiento del PIB del 1,25 a 2,0% para este año.

Para contrarrestar el débil desempeño de la economía, el Banco Central ha mantenido su tasa de interés referencial estable en 3,5% este año y también ajustó recientemente su política monetaria a una de sesgo neutral desde una algo más restrictiva.