Santiago. La economía chilena creció 4,0% interanual en julio, levemente por debajo de lo esperado, lo que se enmarca dentro de una esperada gradual desaceleración de la actividad en el segundo semestre.

En su reporte mensual, el Banco Central informó este lunes que el ritmo de expansión anotado por el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) en julio fue el más bajo desde marzo del año pasado, cuando la economía se contrajo 2,0% por el devastador terremoto que azotó al país.

"Tal como se había anticipado, hay una desaceleración importante de la actividad", dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en el Palacio de La Moneda.

"Hay algunos elementos que son circunstanciales, elementos que son puntuales, por ejemplo, una caída de la minería (en general) del 14%. Sin la caída de la minería, el Imacec habría sido cerca de un punto superior", agregó el ministro.

Un sondeo de Reuters había estimado un incremento interanual del Imacec del 4,2% para el séptimo mes del año, luego de que en julio del año pasado avanzó 6,7%.

En el menor desempeño de la actividad económica influyó que la producción industrial apenas creció un 0,7%, mientras que la minería del cobre, del que Chile es el mayor productor mundial, cayó 18% por huelgas e interrupciones ante adversas condiciones climáticas.

"El resultado del mes estuvo incidido por el dinamismo del comercio, principalmente minorista, y atenuado por el desempeño de la industria manufacturera y la caída de la actividad minera", dijo el Banco Central en un comunicado.

Un sondeo de Reuters había estimado un incremento interanual del Imacec del 4,2% para el séptimo mes del año, luego de que en julio del año pasado avanzó 6,7%.

El Imacec, que representa una medición superior al 90% del Producto Interno Bruto, registró un caída del 0,3% mensual en su variación desestacionalizada.

"Esto está en línea con la reciente disminución de lo que registró la producción industrial. Es un factor puntual. Solamente toma en cuenta lo que sucedió en el sector minero", dijo Osvaldo Cruz, analista de la correduría Bci.

Esta cifra todavía no es una marca de desaceleración generalizada de la actividad doméstica, dijo Cruz, aunque anticipó que habrá un crecimiento menos fuerte en la segunda mitad del año.

Proyeccion inalteradas. Pese a que el Imacec de julio fue menor a lo esperado por el mercado, los analistas mantuvieron sus principales proyecciones económicas, apoyados principalmente en el dinamismo de las ventas del sector de comercio.

"Las presiones inflacionarias permanecen inalteradas localmente, a pesar de las correcciones a la baja en el crecimiento mundial", escribió el equipo de análisis de la banca corporativa y de inversiones de Bci en una nota a sus clientes.

"Seguimos viendo la necesidad de que el Banco Central mantenga el nivel actual de la TPM en el corto plazo a la espera de evidencia de desaceleración del consumo (...) y de mayor decantación de la incertidumbre del escenario internacional", agregaron.

Banchile Inversiones reafirmó de igual modo su proyección de crecimiento de la economía local en torno al 6,5% para el 2011 y del 4,7% en el 2012, al tiempo que apuntó a una mantención de la tasa de interés.

"En línea con las señales de una desaceleración local, creemos que el Consejo del Banco Central mantendría nuevamente la TPM en 5,25% en su reunión de septiembre", afirmaron los analistas del departamento de estudios de Banchile Inversiones en un comunicado a sus clientes.

Con la cifra de julio, el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) acumuló una expansión del 7,7% en los primeros siete meses de este año.

Entre enero y junio, el Imacec había sumado un crecimiento interanual del 8,4%.

Para todo el 2011, el Banco Central ha calculado una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de entre 6 y 7%.