Santiago. La economía chilena se está recuperando de su reciente recesión, la primera en una década, pero los temores acerca de la deuda en la zona del euro aún son causa de preocupación, dijo este viernes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El ministro dijo que el Gobierno está muy atento a la zona del euro, ya que la economía del país, basada fundamentalmente en la exportación, depende de una sólida recuperación mundial.

Más de un tercio de las exportaciones chilenas se dirige a Europa.

Larraín dijo a la prensa luego de una reunión con la Confederación de la Producción y del Comercio del país que la economía chilena está bien protegida de los actuales problemas fiscales de la zona del euro, pero que evidentemente no es a prueba de balas.

Agregó que los planes del Gobierno para financiar US$8.400 millones de un total de US$30.000 millones en daños que dejó el terremoto de febrero a través de una combinación de activos -entre ellos medidas de austeridad fiscal, una reformulación del presupuesto, alzas tributarias, emisión de deuda, retiros de un fondo del cobre destinado al sector de defensa y la venta de activos gubernamentales no fundamentales- contribuían a mantener el peso relativamente estable.