Santiago. La economía chilena logró superar "lo peor de la pandemia" pero la velocidad de su recuperación aún es incierta, reveló el viernes la minuta de la última reunión de política monetaria del Banco Central, que planteó la necesidad de estar alerta ante riesgos de mediano plazo.

En su última reunión, el instituto emisor acordó mantener la Tasa de Política Monetaria (TPM) en el mínimo técnico de 0,5% en que permanece desde marzo.

"Los datos sugerían que lo peor de la pandemia había quedado atrás", dijo el Banco, aunque "persistían dudas respecto de cuál sería la velocidad de recuperación de la economía", añadió.

La llegada del brote de Covid-19 en marzo llevó a las autoridades del mayor productor mundial de cobre a aplicar cuarentenas y otras restricciones que impactaron duramente a sectores como el comercio y los servicios, dejando sin ingresos a muchos hogares dependientes del sector informal.

La economía chilena estaba recién recuperándose del impacto de una ola de protestas sociales que estalló en octubre del año pasado y que se extendió por varios meses. Las manifestaciones han resurgido en las últimas semanas, en momentos que, además, los chilenos dieron luz verde a la redacción de una nueva Constitución a través de un plebiscito.

"El contexto macroeconómico causado por la pandemia no permitía si no reforzar el mensaje de que la política monetaria seguiría siendo altamente expansiva por un período prolongado de tiempo", dijo el Banco.

"Esto implicaba la mantención de la TPM en su mínimo técnico por varios trimestres y la vigencia de las medidas no convencionales", añadió. "Hacia el mediano plazo, los Consejeros concordaron que sería fundamental mantenerse alerta a eventos que pudieran generar inestabilidad en los mercados financieros, reaccionando con eficacia y oportunidad".