Brasilia. La economía brasileña registró un crecimiento de 0,57% en julio pasado frente a junio, según el Indice de Actividad Económica del Banco Central (IBC-Br) divulgado este lunes por la autoridad monetaria.

Las cifras del Banco Central (BC) indican que se trató del segundo mes consecutivo de crecimiento del nivel de actividad, mientras que el avance fue del 2,56% ante julio del año pasado.

En junio anterior, la economía avanzó un 3,42%, después de la caída del 3,35% en mayo, debido a una huelga de los conductores de camiones.

Los números muestran que en los siete primeros meses de este año, el indicador del nivel de actividad registró una expansión del 1,19%.

En el acumulado en 12 meses hasta julio anterior, la estimación es que el PIB registró un crecimiento del 1,46%.

A finales del mes pasado, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó que el PIB brasileño creció 0,2% en el segundo trimestre, en comparación con los tres meses anteriores.

El resultado fue impulsado por el sector servicios y presionado por la fuerte caída de la industria y la inversión, confirmando una recuperación más lenta que lo esperado en la economía brasileña.

Para 2018, el mercado financiero estima una expansión del 1,36% y para 2019 proyecta un crecimiento del PIB del orden del 2,5%.

El año pasado, el PIB brasileño presentó un crecimiento de 1%, con lo que puso fin a una severa recesión de 2 años consecutivos.

El IBC-Br, que incorpora informaciones sobre el nivel de actividad en industria, comercio, servicios y sector agropecuario, es calculado por el BC como un previo del PIB con el objetivo de facilitar la toma de decisiones sobre la política monetaria.

Los analistas alertan que los números del IBC-Br no deben tomarse al pie de la letra, porque las estimativas del BC no siempre terminan por coincidir con los índices oficiales divulgados por el IBGE.