Sao Paulo. La actividad económica en Brasil mostró un discreto crecimiento en abril que no logró borrar la caída registrada en marzo, según datos divulgados este viernes, en otra señal de que los esfuerzos del gobierno para impulsar el crecimiento están perdiendo su impulso.

El Banco Central señaló que el índice de actividad económica IBC-Br -que incorpora estimaciones de producción para los sectores de servicios, industria y agricultura- se elevó un 0,22% en abril respecto a marzo y un exiguo 0,06% frente al mismo mes del año previo.

Los datos sugieren que la economía de Brasil está exhibiendo un leve repunte luego de una expansión inferior a lo esperado del 0,2% en el primer trimestre comparado con los tres meses finales del año pasado.

"La economía continúa débil pese al estímulo fiscal y monetario ya emitido", escribió en un reporte el economista en jefe para Latinoamérica de Goldman Sachs Group, Alberto Ramos.

"El lento desempeño de la economía refleja hasta cierto punto el pobre desempeño de la industria y en otros sectores transables y una reducción en la inversión", agregó.

La economía de Brasil ha estado luchando contra un tibio crecimiento, ya que las empresas, enfrentadas a una caída en la demanda global y mayores costos labores, recortaron su expansión e inversiones.

El crecimiento económico de Brasil se desaceleró en forma aguda desde un 7,5% en el 2010 a un 2,7% el año pasado.

Si bien las metas de gobierno apuntan a una expansión de un 4,0% este año, analistas consultados en un sondeo semanal del banco central esperan que el crecimiento sólo alcance a un 2,57%.

Los rendimientos de los contratos futuros de tasas de interés cotizaban mayormente en alza, ya que una menor aversión al riesgo entre los inversores globales contrarrestaba la influencia de los datos domésticos.

El rendimiento del contrato con vencimiento a fines del 2012 subía a un 7,71%, desde un 7,70% el jueves.

La mediana de las estimaciones de un sondeo de Reuters entre diez analistas apuntaba a un incremento del 0,2% en abril. Los pronósticos fluctuaron entre un alza del 0,6 y una caída del 0,7%.

Primer trimestre, revisado al alza. La actividad de marzo, en tanto, fue revisada a una caída del 0,61% respecto a la contracción reportada originalmente de un 0,35%, mientras que las cifras de febrero fueron revisadas al alza a una expansión del 0,56%, desde un descenso del 0,38 por ciento.

Para el primer trimestre, el crecimiento de la economía fue revisado a un 0,49%, desde una expansión del 0,15%.

Las autoridades económicas han confiado en el recorte de impuestos y de tasas de interés como método para evitar una mayor desaceleración de la economía, pese a que el modelo de crecimiento podría estar mostrando señales de debilidad.

Datos del jueves mostraron que las ventas minoristas subieron menos de lo esperado en abril ante la reticencia de los consumidores a comprometerse en gastos.