Beijing. La economía de China podría crecer un 7,3% en 2015, parcialmente debido a la rebaja de los costes de crecimiento por la caída de los precios de las materias primas, previó este sábado Song Guoqing, asesor académico del comité de políticas monetarias del Banco Popular de China (BPCh), el central del país.

Song añadió en un foro que el índice de precios al consumidor podría subir aproximadamente un 1,6%, principalmente debido al abaratamiento de estos materiales.

El descenso drástico de los precios de estos elementos, incluyendo el petróleo, mineral de hierro y cobre, resultó ser de gran beneficio para la economía china gracias a la disminución subsiguiente de los costes, sostuvo.

Ma Jun, economista jefe del buró de investigación del banco emisor, se hizo eco del punto de vista de Song.

Ma estimó que el producto interior bruto anual crecería un 0,12% si el precio del crudo se rebajara un 10% interanual, señaló en la misma ocasión.

Muchas instituciones han pintado un panorama menos prometedor para la economía china para este año, incluyendo Nomura, que afirmó en un informe de investigación que el crecimiento podría bajar hasta el 7,1 por ciento en el primer trimestre de 2015.

El Banco de Comunicaciones pronosticó un crecimiento del 7,2% para 2015, en parte debido a la débil demanda exterior y a la presión deflacionaria en el sector industrial.

El PIB de China creció un 7,4% en los primeros tres trimestres de 2014, frente a la meta inicial del 7,5% fijada por el gobierno. Los datos del año entero se darán a conocer el próximo martes.