La reestructuración bancaria en Chipre intensificará la recesión de este país durante 2013 y 2014, con caídas respectivas del producto interior bruto (PIB) del 8,7% y el 3,9%, informó este viernes la Comisión Europea (CE) en sus previsiones macroeconómicas comunitarias para los próximos dos ejercicios.

Después de bajar el 2,4% el año pasado, el PIB chipriota descenderá un 8,7% en 2013 "debido al impacto inmediato de la reestructuración del sector bancario y sus efectos sobre el crédito, la consolidación fiscal, así como a la incertidumbre que pesa sobre la demanda doméstica y la inversión", según el documento de la CE.

Además, se prevé que la imposición de controles temporales de capital y de restricciones a su retirada "dificulten la circulación internacional de capital y reduzcan los volúmenes de negocio, tanto a nivel doméstico como internacional", añade la Comisión.

"La quita impuesta a los depositantes no asegurados implica una pérdida de riqueza, lo que también afectará al consumo privado y a la inversión", dijo la Comisión en alusión a la penalización sobre los depósitos superiores a los 100.000 euros incluida en el plan de rescate a Chipre.

Las previsiones de Bruselas apuntan a una prolongación de la recesión hasta 2014 -con una nueva caída del 3,9% -, provocada por la reestructuración bancaria y factores concretos como la restricción del acceso al crédito.

Las medidas de consolidación fiscal y el aumento del desempleo (que alcanzará el 15,5% en 2013 y el 16,9% en 2014) ejercerán "un fuerte peso" sobre el consumo privado, mientras que el escenario también es negativo para el comercio exterior.

Entre 2012 y 2014, la economía chipriota registrará una caída acumulada del 15%, según las previsiones de la CE.

Por último, la deuda de Chipre alcanzó el 85,8% de su PIB en 2012 debido principalmente a la recapitalización de un banco comercial, y se prevé que aumente "hasta niveles sin precedentes" durante este año (109,5%) y en 2014 (124%).

La evolución de la deuda pública se verá "ampliamente influenciada" por el déficit general del Gobierno y la recapitalización de instituciones financieras, añade la CE.

El Ejecutivo comunitario rebajó sus previsiones de crecimiento para la zona euro y pronosticó un retroceso del PIB para 2013 del 0,4% entre esos diecisiete países y un crecimiento del 1,2% para 2014.

En febrero pasado, el Ejecutivo comunitario avanzó que la zona euro se contraería este año el 0,3%, y que el PIB de 2014 sería del 1,4%.

Para el conjunto de la UE, los economistas de la CE prevén una contracción del PIB del 0,1% y una expansión del 1,4% para 2014.