Washington. La economía estadounidense creció menos de lo esperado en el primer trimestre, ya que los mayores precios de los alimentos y la gasolina frenaron el gasto del consumidor e impulsaron una medida amplia de inflación a su ritmo más intenso en dos años y medio,

El Producto Interno Bruto (PIB) se frenó a una tasa anual de expansión del 1,8%, dijo el Departamento de Comercio en su primera estimación, tras una tasa anual de crecimiento de un 3,1% en el cuarto trimestre del 2010.

Los analistas consultados por Reuters pronosticaban que el PIB, que mide el total de bienes y servicios producidos dentro de las fronteras de Estados Unidos, crecería un 2% en el primer trimestre.