Washington. El crecimiento económico de Estados Unidos posiblemente se haya desacelerado en el primer trimestre, según lo que mostrarían los datos que se conocerán este viernes, pero un renovado gasto de los consumidores podría brindar evidencia de una recuperación sostenida.

Economistas encuestados por Reuters creen que la economía estadounidense creció a una tasa anualizada de 3,4% en los primeros tres meses del año.

Esto marcaría una desaceleración con respecto a 5,6% registrado en el cuarto trimestre, cuando la economía recibió un fuerte impulso ya que las empresas redujeron sus esfuerzos por recortar inventarios.

El reporte sobre el Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense del Departamento de Comercio, que se dará a conocer a las 08.30 hora local (12.30 hora GMT), marcaría tres trimestres consecutivos de crecimiento en momentos en que la economía sale de su peor recesión desde la Gran Depresión.

Las mediciones del PIB consideran la producción total de bienes y servicios dentro de las fronteras estadounidenses.

Aunque la economía dio un paso atrás en relación a su ritmo acelerado de fines de 2009, el reporte de este viernes debería mostrar que áreas como el gasto de consumo y empresarial resultaron más robustas en el primer trimestre, dijeron analistas.

La mayor parte del crecimiento en el cuarto trimestre se produjo gracias a que las empresas cumplieron con una mayor demanda a través de producción nueva y de menor forma al vender bienes que ya tenían acumulados.

Se espera que los inventarios hayan jugado un rol menor en el primer trimestre, cuando los consumidores habrían asumido un rol central.

"El elemento clave para sostener y hacer crecer a la economía estadounidense es el gasto de los consumidores. Todo lo que conocemos sobre el primer trimestre luce muy sólido en esa área", dijo Kurt Karl, jefe de investigación económica de Swiss Re en Nueva York.

Datos que ya han salido a la luz apuntan a que el gasto de los consumidores fue robusto, y analistas creen que creció a una tasa de entre 3,2% y 4%.

El gasto de consumo, que normalmente representa cerca de 70% de la actividad económica estadounidense, creció apenas a un ritmo de 1,6% en el cuarto trimestre.

Existe la preocupación de que la recuperación estadounidense, liderada por el sector de manufactura desde que las empresas comenzaron a reabastecer inventarios, podría debilitarse si los consumidores no se suman. Esta inquietud está comenzando a perder fuerza.

La Reserva Federal estadounidense hizo notar este miércoles que la actividad económica ha continuado fortaleciéndose y que el mercado laboral está comenzando a mejorar.

Sin embargo, luego de decir que todavía espera una recuperación modesta, dejó su tasa de interés cerca de cero y renovó su compromiso de mantenerla baja por un período extendido.

Aunque los inventarios contribuirán al crecimiento en el primer trimestre, será mucho menor que los 3,8 puntos porcentuales que aportaron al crecimiento estadounidense en el cuarto trimestre.

Excluyendo inventarios, se espera que la economía se haya expandido a una tasa de 2,1%, un alza desde 1,7% en el cuarto trimestre.

Ofreciendo un buen augurio para la recuperación se encuentra el gasto de las empresas en software y equipamiento, que se prevé habría continuado su tendencia al alza en el período de enero a marzo.