Tokio. La economía de Japón sufrió una leve contracción en el último trimestre del año pasado ante el final de los programas de estímulo del gobierno para la compra de automóviles, pero los analistas esperan una recuperación este año por mayores exportaciones a China y otros mercados de fuerte expansión en Asia.

El Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 0,3% entre octubre y diciembre frente al trimestre previo, un poco menos que la contracción del 0,5% que en promedio esperaba el mercado. Pero fue la primera caída del PIB en cinco trimestres.

La caída anualizada fue del 1,1%, en un fuerte contraste con la expansión del 3,2% que registró la economía de Estados Unidos en ese mismo período.

Los analistas dijeron que buena parte del retroceso en el PIB se debió al fin de los estímulos en septiembre.

"El gasto de capital muy más fuerte que lo esperado. Mirando a los estudio del Banco de Japón y otros sondeos, el sector corporativo tiene buena demanda para gastos de capital, enfocado en manufacturas y exportaciones", dijo Seiji Adachi, economista de Deutsche Securities.

"En el primer trimestre el PIB seguramente volvió a mostrar crecimiento. La demanda externa impulsará el crecimiento este año. El gasto de capital será la segunda fuerza detrás de ese crecimiento", agregó.

Riesgos en el extranjero. El consumo privado, que representa cerca del 60 por ciento del PIB, cayó un 0,7% frente al trimestre previo, tras haber subido un 0,9% en el trimestre julio-septiembre.

El gasto de capital subió un 0,9% frente al trimestre previo, por debajo de la subida del 1,5% del trimestre anterior.

La demanda externa, o las exportaciones netas, restaron un 0,1 de punto porcentual al PIB, ante la subida del yen a máximos de 15 años frente al dólar durante el trimestre.

"Los riesgos desde el extranjeros y por los movimientos de las monedas necesitan ser seguidos de cerca", dijo el ministro de Economía, Kaoru Yosano, tras la publicación de los datos.

"Aunque seguirá la debilidad por el momento, esperamos que la economía de Japón crezca por la mejoría en otros países y por los efectos de las medidas aplicadas por el Gobierno", agregó.

Ante la expectativa de que la demanda local se mantenga débil, una fuerte dependencia en las exportaciones para reactivar la economía también es un riesgo si la demanda externa también se hace más lenta, según analistas.