Lima.- La economía peruana crecerá este año en torno a un 4%, más que lo previsto anteriormente, debido a una recuperación de la inversión, la recaudación y la actividad de la construcción en medio de una mejor confianza empresarial, dijo el jueves a Reuters el ministro de Economía, Carlos Oliva.

El funcionario, que asumió el cargo la semana pasada tras la renuncia de su predecesor, David Tuesta, también afirmó que está atento a los mercados internacionales para regresar otra vez con una emisión de bonos soberanos y mejorar el perfil de deuda peruana, cambiando pasivos en dólares a moneda local.

Oliva, un exdirector del Banco Central, dijo que la economía local ya dejó atrás el periodo de incertidumbre por el cambio de timón en el Gobierno, tras la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski y la asunción de Martín Vizcarra, que completará la actual gestión gubernamental hasta el 2021.

"Va ser una revisión al alza" en el crecimiento económico del 2018, señaló el ministro. "Voy hacer todo mi esfuerzo para que sea más, pero 4 por ciento puede ser una cifra razonable", agregó en su primera entrevista con un medio extranjero.

"Lo que me importa a mí es no sobrepasar la meta, la prioridad no es bajarlo (...) porque bajarlo a propósito con recorte de gastos puede ser contraproducente justamente para el crecimiento que estamos comenzando a ver", afirmó.

La proyección actual del Gobierno es de una expansión de un 3,6 por ciento para este año y de un 4,3 por ciento para el 2019.

Reforma tributaria. El ministro dijo que el Gobierno prepara una reforma en la recaudación de impuestos, que incluiría medidas administrativas para disminuir la evasión y elusión tributaria; aunque descartó que se vayan a modificar los niveles actuales de gravámenes.

"Pensamos de que este grupo de medidas nos pueda dar en el mejor de los casos un punto porcentual del PIB (Producto Interior Bruto), pero en un escenario digamos conservador 0,7% del PIB, en los próximos años", manifestó Oliva en una de las oficinas de su ministerio en el centro de Lima.

El PIB peruano asciende a unos US$215.000 millones.

Perú tiene como meta elevar su recaudación tributaria hasta un 15,3% del PIB al 2021, tras el declive visto en los últimos cinco años y su cierre el año pasado en 12,9% del PIB.

Oliva, el quinto ministro de Economía de Perú en el último año, indicó que la recaudación tributaria está mejorando y el déficit fiscal podría terminar con "unas décimas menos" de la meta de un 3,5% del PIB prevista para este año.

"Lo que me importa a mí es no sobrepasar la meta, la prioridad no es bajarlo (...) porque bajarlo a propósito con recorte de gastos puede ser contraproducente justamente para el crecimiento que estamos comenzando a ver", afirmó.

Bonos a la vista. Respecto a mejorar el perfil de la deuda peruana, Oliva dijo que ha solicitado a un equipo del ministerio hacer un seguimiento "casi a diario" de las oportunidades en el mercado internacional para una posible emisión de bonos.

El primer objetivo con ello es "solarizar la deuda peruana" trasladando los pasivos en dólares a moneda nacional, acotó.

"Estamos como en 60 o 62% (de la deuda en soles), yo creo que me gustaría llegar al 75 o 80%, que es probablemente algo razonable. A nosotros nos conviene tener más deuda en soles que en dólares", expresó el ministro.

El segundo objetivo con este plan es elevar los plazos o "alargar la curva" en el pago de la deuda peruana, apuntó.

"Hay que estar pendiente de los mercados, porque los mercados se abren y se cierran con mucha facilidad. Eso es algo que está siempre sobre la mesa, si por allí en un mes, en ocho o 12 meses, no sé. Cuando vemos una ventana para hacer una administración de pasivos, lo vamos hacer", afirmó Oliva.