El Producto Interno Bruto (PIB) de Francia se estancó en el primer trimestre de 2012, cuando no registró crecimiento alguno. En el último trimestre del año pasado, en cambio, había crecido 0,1%, según confirmó el Instituto Nacional de Estadística de Francia (INSEE).

La oficina estadística francesa señaló que el gasto de los consumidores se mantuvo débil, ya que aumentó 0,2%, pese a mejorar la caída de una décima del trimestre anterior.

Por su parte, la formación bruta de capital fijo se contrajo siete décimas, tras aumentar 1,3% en los tres meses anteriores, consignó la agencia de noticias Europa Press.

Asimismo, las importaciones aumentaron 0,8% en comparación con la caída del 1,5% de los tres meses anteriores, mientras que las exportaciones se ralentizaron, desde un alza de 1,3% a 0,2%.

En total, la demanda interna final contribuyó "modestamente" al crecimiento del PIB en 0,1%, dos décimas menos que en los tres últimos meses de 2011.

Por su parte, la contribución exterior al crecimiento fue negativa (-0,2%), frente al alza de 0,8% de los tres últimos meses de 2011.