El crecimiento económico mundial se desacelerará este año a la tasa más lenta desde el inicio de la crisis financiera, señaló el Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR, por sus siglas en inglés).

El instituto degradó el pronóstico económico global para 2015 y 2016 en 0,2 y 0,3 puntos porcentuales, respectivamente, para ubicarlos en 3%y 3,5%.

NIESR indicó que ahora se pronostica que el crecimiento mundial para este año será el más lento para cualquier año desde la crisis, lo que refleja una tendencia de crecimiento débil en muchas economías de mercado emergentes, así como recuperaciones vacilantes en las economías avanzadas.

El instituto de investigación macroeconómica redujo los pronósticos de crecimiento para Estados Unidos y varias economías de mercado emergentes en Asia y América Latina.

Pese a que la crisis griega ha sido la preocupación principal para los legisladores de la eurozona, el pronostico de crecimiento para la eurozona euro ha sido disminuido ligeramente, añadió el grupo de expertos.

El instituto añadió que las perspectivas para la economía de Reino Unido se mantuvieron sin cambio en 2,5% para este año.

El crecimiento global puede ser impulsado por los efectos atrasados de los precios del petróleo más bajos, así como por la política monetaria acomodaticia y una consolidación fiscal más lenta, aunque todavía existen riesgos considerables, agregó.

La institución señaló que la economía griega es un riesgo clave para el crecimiento global.

"De manera más fundamental, la crisis griega ha subrayado los defectos de los arreglos institucionales de la eurozona y reactivó las dudas acerca de si la unión monetaria puede tener éxito sin una mayor integración económica, fiscal y política que la que se prevé en la actualidad", añadió NIESR.