El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer esta mañana que la economía mexicana creció por arriba de su tendencia de largo plazo en octubre y noviembre, por primera vez desde julio del 2013.

El INEGI informa que el indicador coincidente, que da seguimiento oportuno al comportamiento de la economía mexicana, se ubicó en 100,08 durante el penúltimo mes del 2014.

Asimismo, con nueva información, el INEGI ajustó la cifra de octubre a 100,01, mes en que el indicador se ubicó por arriba del umbral de 100 que representa la tendencia de largo plazo por primera vez en 14 meses.

Así, la economía mexicana entró en octubre en fase de expansión, con lo que dejó atrás una desaceleración iniciada en agosto de 2013.

El alza del indicador coincidente se debió a una mejora en cuatro de sus seis componentes: actividad económica mensual, actividad industrial, ingresos por bienes y servicios y desocupación urbana. Mientras que el número de asegurados permanentes en el IMSS no cambió y las importaciones totales vieron un deterioro.

Por otra parte, el indicador adelantado, que busca anticipar el movimiento del coincidente, vio una caída de 0,06 puntos a 100,19 en diciembre. Con cifras actualizadas, el indicador se ubicó en 100.25 en noviembre, la primera baja en ocho meses tras haber alcanzado un máximo en octubre.

La baja del indicador adelantado podría anticipar una nueva etapa de desaceleración para la economía mexicana en los próximos meses.

La baja se debió a un deterioro en cinco de los seis subíndices del adelantado: exportaciones no petroleras, IPC de la BMV, tipo de cambio real, TIIE y el índice S&P 500 de Nueva York. Sólo la tendencia de empleo en las manufacturas mostró una mejora.

Esto parece indicar que el panorama adverso que enfrentará la economía se debe a factores externos y no tanto a condiciones internas, si bien éstas no se han recuperado completamente.