El Indicador Coincidente, que refleja el estado general de la economía mexicana, se ubicó en diciembre de 2012 en la fase de desaceleración al registrar un valor de 100,2 puntos, una variación a la baja de 0,12 puntos respecto al mes anterior, dijo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En un comunicado, la dependencia atribuyó el hecho a la evolución de los componentes cíclicos del Indicador de la Actividad Industrial, de la Tasa de Desocupación Urbana, del índice de Ventas Netas al por menor en los Establecimientos Comerciales y del Indicador de la Actividad Económica Mensual, en fase de desaceleración.

En tanto, las importaciones totales también se ubicaron en la fase recesiva. Por el contrario, el número de asegurados permanentes en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se situó en fase de expansión.

Los resultados del Indicador Coincidente, en el mes que se reporta, se generaron mediante una metodología compatible con la utilizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Esta metodología se basa en el enfoque "ciclo de crecimiento" que permite determinar la fase en la que se encuentra un indicador o componente (expansión, desaceleración, recesión o recuperación).

El Sistema de Indicadores Cíclicos está conformado por dos indicadores compuestos que se denominan Coincidente y Adelantado.

En tanto, el Indicador Adelantado, que busca señalar anticipadamente la trayectoria de un indicador coincidente, se situó en la fase de expansión al registrar un valor de 100,2 puntos y un incremento de 0,09 puntos con relación al mes anterior.

Asimismo, para enero de 2013, el indicador adelantado se posicionó en la fase de expansión al observar una variación de 0,08 puntos respecto a diciembre del año pasado.