México DF. La economía mexicana está perdiendo impulso en su sector interno y en el externo orientado hacia Estados Unidos, y su desaceleración podría ser más notoria en los próximos trimestres, dijo este martes el del banco central Manuel Sánchez.

En un discurso en Nueva York, el funcionario dijo que la demanda doméstica "aparentemente" había comenzado a perder fuerza, mientras que los envíos a Estados Unidos del sector industrial se habían atenuado.

"La desaceleración fue más clara en la producción industrial, lo que parece reflejar la reducción trimestral de las exportaciones manufactureras a Estados Unidos, destino de casi 80% de las exportaciones totales no petroleras", dijo Sánchez en el discurso difundido por el banco central.

El funcionario agregó que la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de México en el tercer trimestre fue probablemente "similar o un poco menor" al ritmo registrado en los tres meses previos.

"No obstante, la desaceleración podría ser más evidente en los próximos trimestres, si el consenso de los analistas resulta más o menos correcto", dijo.

En el segundo trimestre, el PIB se expandió un 3,3% en su comparación anual y un 1,11% en las cifras ajustadas por estacionalidad.

Las cifras del tercer trimestre se difundirán el 22 de noviembre. La gubernamental Secretaría de Hacienda calcula una expansión del 3,7% a tasa anual para ese período.

En materia de inflación, Sánchez -integrante de la junta de Gobierno con derecho a voto en las decisiones de política monetaria- dijo que el índice de precios podría permanecer moderado, congruente con la meta oficial del 3% +/- un punto porcentual.

"Como ustedes saben, la tasa de interés interbancaria a un día se ha mantenido en un 4,5% desde agosto de 2009", dijo. "Esta postura ha probado ser adecuada ya que la inflación gradualmente ha estado convergiendo al objetivo del banco central", agregó.

La inflación anualizada de México se ubicó en un 3,24% hasta la primera quincena de octubre.