La percepción de los técnicos del Banco Central del Paraguay, es que la economía crecerá este año por debajo del 3,7%, estimado inicialmente, confirmó el titular del ente monetario, Jorge Corvalán, en una reunión con ejecutivos del Centro de Regulación, Normas y Estudios de la Comunicación (Cerneco).

El titular del BCP señaló que los nuevos números sobre la proyección de la economía se darán a conocer en abril próximo y que esta caída en la percepción se atribuye a los primeros efectos de la sequía que afectó a las actividades agroganaderas, a los que se suman los efectos del brote de la aftosa que generó el corte de las exportaciones a mercados importantes de la carne paraguaya, además de otros conflictos que se fueron dando, como las trabas comerciales y la bajante del río.

Recordemos que la proyección estimada del producto interno bruto (PIB) para el año 2011 es del 4%. En tanto que para este año agentes privados, como BBVA Reserch, estimaban por su parte una expansión en el orden del 4,2%, por encima de la estimación del Gobierno del 3,7%.

Prioridad, la inflación

Corvalán agregó que la prioridad del Banco Central será mantener una inflación baja, estable y sobre todo predecible, lo que garantizará en el tiempo un mejor y mayor crecimiento económico, además de que su efecto traducido en tasas más bajas para el mercado beneficiará al sector productivo y a los consumidores.

Por su parte Carlos Moreno, gerente general del Banco Continental, agregó que nunca se han visto en Paraguay tasas tan bajas y de tan largo plazo para el sector productivo como se ven desde un tiempo en el mercado.

Al respecto elogió la labor de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) como motor financiero para las inversiones, instó al Gobierno a mantener siempre dinámica la gestión de la agencia de crédito y lamentó que esta no pueda ahora trabajar eficientemente por falta de recursos. “La AFD tiene que ser cada vez más un instrumento clave del Estado”, insistió.