El Producto Bruto Interno (PBI) local en 2011 experimentó un crecimiento de 5,7% respecto al año anterior, según divulgó este jueves el Banco Central (BCU).

De esa forma, la economía uruguaya registró una desaceleración –una expansión a ritmo menor- que en 2010, cuando mostró un aumento de 8,5%.

Además, el dato conocido este jueves se ubicó por debajo del pronóstico de los analistas privados, que esperaban un crecimiento de 6,3%, según la mediana de respuestas recogidas en la última Encuesta de Expectativas Económicas del BCU.

El menor ritmo de incremento de la actividad local con relación a lo esperado se explicó por la paralización de la refinería de Ancap para tareas de mantenimiento y por el déficit hídrico que obligó a elevar la importación de combustibles para la generación energética, ambos fenómenos ocurridos en el último trimestre del año.

Los servicios de suministro de electricidad, gas y agua exhibieron en 2011 una caída de 25,6% en comparación al año anterior, lo que contribuyó a un retroceso de 0,7 puntos porcentuales a la variación general del PBI. Al tiempo que la industria manufacturera creció 1,2% en términos anuales, por debajo de lo observado en 2010 (3,6%).

El sector que evidenció la mayor expansión el año pasado fue Transporte, almacenamiento y comunicaciones, al verificar un alza de 12,6 respecto a 2010.

Desde el punto de vista de la demanda, el factor que incidió de mayor manera el incremento de la actividad fue el consumo privado, al mostrar un crecimiento de 8,2%. El gasto público, por su lado, aumentó 3%.

La inversión en el país se situó en 19,4% del PBI el año pasado, lo que representó un avance de ocho décimas de punto porcentual respecto a 2010.