El Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) realizó un trabajo para determinar cómo afectaría a Uruguay una probable cesación de pagos del gobierno argentino. Según Cinve, el análisis indicaría que el ciclo de actividad de Argentina adelanta al ciclo económico de Uruguay en dos trimestres, con una correlación “elevada”. Explica que si bien este “no es un análisis de causalidad”, permite conocer patrones de comportamiento conjuntos e indica que la información sobre el ciclo de actividad argentino “es relevante para pensar en la actividad local”.

Para medir el impacto de un posible default de la vecina orilla, Cinve presentó tres escenarios en base a las proyecciones que maneja LatinFocus. Con un escenario más pesimista (“mínimo”) que implicaría una caída del PIB en la vecina orilla en 2014 de 1% y de 2% en 2015, Uruguay crecería a una tasa de 1,7% este año y a 2,3% el próximo año.

En tanto, con un escenario “central” –que toma como referencia Cinve- implicaría una economía estancada este año en Argentina y una expansión de 1,5% en 2015, Uruguay crecería a una tasa de 2,3% este año y a 3,2% el próximo . Por último, bajo una hipótesis de “máxima” que implicaría un crecimiento de la vecina orilla de 0,5% en 2014 y de 3% en 2015, la economía uruguaya se expandiría 2,5% este año y 3,8% en 2015. “El principal resultado a destacar es que bajo ninguno de los escenarios estimados se registraría una contracción del nivel de actividad de Uruguay, ni para este año ni para el que viene”, asegura Cinve.

Los afectados. “Los vínculos con Argentina hoy son menos fuertes que antes pero aún son significativos, en especial para algunos sectores productivos”, alertó Cinve.

El instituto encontró “varios caminos” por los cuales la situación argentina podría impactar sobre el desempeño local en el corto y mediano plazo. En primer lugar, se destaca el canal comercial, tanto en términos de bienes como de servicios. “Un shock negativo sobre el nivel de actividad en Argentina podría complicar la situación de sectores que dependen fuertemente de la demanda argentina, fundamentalmente algunos sectores industriales y el sector turístico”, admite.

Asimismo, “nuevas depreciaciones del peso argentino” y el aumento de las restricciones de acceso a divisas o al comercio con el exterior, provocarían un “encarecimiento relativo” de Uruguay respecto a Argentina.