El impacto del contrabando no resulta “muy democrático” aun cuando sus consecuencias se sienten a ambos lados de la frontera. Las pérdidas del lado colombiano se calculan en por lo menos US$329,87 millones, mientras del lado venezolano llegan a más de US$5.000 millones solo en gasolina .

Las afectaciones no se limitan a estas cifras, la primera señalada por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y la segunda calculada por el ex embajador de Venezuela en Colombia y experto en el tema fronterizo Gustavo Márquez, en la relación binacional; sino que alcanzan a los comerciantes del vecino país que tienen que competir en desventaja con los productos que se fugan de Venezuela, en donde este fenómeno contribuye en buena parte a la escasez que se calculó en 29,4% para el mes de febrero de 2014, según las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV).

¿Y cuál es el centro del problema? Los analistas y el Gobierno coinciden en que el diferencial cambiario y el nivel de los precios de los productos de este lado de la frontera se convierten en un estímulo para el contrabando de mercancías en todos los rubros.

Márquez ha sostenido que cerca de 80.000 barriles de gasolina ingresan a Colombia por vía ilegal, causando una pérdida al Estado venezolano de US$5.400 millones, “lo que representa 40% del subsidio a la gasolina ”. Añade que con el contrabando del combustible hacia Colombia, “las mafias logran ganancias que oscilan entre US$2.800 y US$3.000 millones.