Caracas. La economía venezolana se expandió un 3,6% en el primer semestre del 2011 impulsada por el consumo y el gasto público, con lo que se encamina a superar su estimación inicial de crecimiento de 2% para todo el ejercicio.

El dato publicado este jueves por el Banco Central marca una mejora con respecto a los seis primeros meses del año anterior, cuando la economía se contrajo un 3,2% en medio de la crisis financiera global y la abrupta caída de los precios internacionales del crudo, su principal producto de exportación.

Sin embargo, el dato del segundo trimestre, que mostró una aceleración del 2,5% interanual, reflejó que el ritmo de recuperación del país petrolero se enfrió respecto al primer trimestre, cuando la economía creció un 4,8%.

"Destaca la mayor demanda agregada interna, principalmente en gastos de consumo, tanto público como privado. Este comportamiento fue favorecido por un mayor gasto gubernamental, inducido en parte por el aporte fiscal del sector petrolero", dijo el emisor en un comunicado.

Las autoridades venezolanas habían previsto un crecimiento cercano a 2% para 2011, pero el aumento de los precios del petróleo en los mercados internacionales y la mayor erogación de recursos del gobierno antes de las elecciones presidenciales de 2012 han estimulado las finanzas del país.

"El alza de los precios del petróleo, en comparación con 2010, ciertamente se tradujo en crecimiento. La actividad económica está principalmente impulsada por el consumo público y privado canalizado a través del comercio", dijo Henkel García, de la firma local Econométrica.

El presidente venezolano Hugo Chávez, quien está recibiendo tratamiento por un cáncer, ha dicho que espera que la economía se acelere a un ritmo del 5% este año, apoyada en planes del gobierno para construir viviendas y mejorar la infraestructura eléctrica.

La actividad en la construcción se contrajo 2,3%, mientras que la producción de alimentos y bebidas cayó en 1,3%, dos rubros sensibles de cara a las elecciones presidenciales de 2012, en las que el mandatario socialista espera ser candidato para un nuevo período de seis años.

Venezuela fue la última nación de la región en retomar el crecimiento en el último trimestre del 2010, tras 18 meses de recesión. Esto junto a la continúa alza de la inflación, que acumula 16% en el año, ha sido utilizado por la oposición para criticar las políticas socialistas del mandatario.

El BCV especificó que la expansión se produjo tanto en la actividad no petrolera, que creció un 2,8%, como en la petrolera, con un auge del 0,8%.

La demanda agregada interna del país petrolero se expandió y contagió positivamente a grupos como comercio (6,8%), comunicaciones (6,2%), instituciones financieras (9,0%), electricidad y agua (7,3%) y servicios del Gobierno (3,6%), entre otros.

Mejores precios, más producción. El superávit de la cuenta corriente de la balanza de pagos mostró un robusto incremento del 268% interanual en el segundo trimestre del 2011 a US$8.303 millones impulsada por el incremento de los precios del crudo.

"En esta evolución influyó el aumento en el valor de las ventas petroleras, por efecto de las alzas de 51,7% y 4,4% en el precio medio de la cesta venezolana y en los volúmenes exportados, respectivamente", dijo el BCV.

Las exportaciones se incrementaron un 56,3% hasta US$25.115 millones mientras que las importaciones también subieron, aunque a un ritmo más moderado del 25,3%.

"El crecimiento aún no ha alcanzado total robustez y quizás pueda verse afectado por la reciente caída de los precios del petróleo en el mercado internacional. Seguramente, vemos crecimiento en el 2011, pero a una tasa de 2-3%", agregó García.

Las exportaciones no petroleras también experimentaron un crecimiento de 49,9% para ubicarse en US$1.210 millones, por el crecimiento de las ventas de productos producidos por el sector público como acero y mineral de hierro.

Los resultados de la balanza de pagos determinaron un nivel de reservas internacionales del país de US$28.339 millones.

Venezuela repatriará unos US$11.000 millones de sus reservas en oro resguardados en el exterior y moverá sus reservas líquidas a países aliados desde bóvedas de Europa y Estados Unidos, medida que ha creado controversia entre los críticos de Chávez que temen que el mandatario podría disponer de los recursos para gasto corriente.

Por otra parte, la cuenta de capital y financiera mostró un déficit de US$6.350 millones.

Venezuela cerró el 2010 con una contracción de 1,5% y una inflación de 27,2%, la más alta del continente.