El crecimiento económico de América latina continuará con un ritmo modesto en este año y el próximo, mostró este jueves un sondeo de Reuters, elevando las apuestas para los líderes de la región, con índices de popularidad cada vez más bajos, mientras enfrentan bajas de ingresos y volatilidad financiera.

Los pronósticos para el crecimiento del producto interno bruto en las siete mayores economías latinoamericanas cayeron fuertemente desde un sondeo similar en abril, excepto en Argentina, donde las estimaciones de una recesión leve mejoraron para mostrar una expansión nula en 2015.

Venezuela parece ser la que tiene mayores problemas, afectada por la caída de los precios del crudo sobre sus exportaciones petroleras. El PIB venezolano descendería 5,4 por ciento en 2015 y la inflación se ubicaría en un 90% para fin de año.

En Brasil, el declive económico también evolucionó hacia una recesión, la peor en toda una generación, de acuerdo con las previsiones.

Se proyecta que la economía brasileña se contraiga 1,5% este año, con una inflación cercana al 10%, bastante arriba de la meta oficial.

Otros países logran avanzar pero no tan rápido como para hacer un aporte significativo al crecimiento global o inspirar confianza entre las empresas y los votantes.

Perú y Colombia son los únicos países cubiertos por la encuesta que crecerían más de 3% en 2015. En México la expansión sería de solo 2,5% este año y de 3,1% en 2016.