Nueva Delhi. Las grandes economías emergentes del mundo están incrementando su asistencia en un momento en que los donantes tradicionales de Occidente están luchando por mantener los fondos para los programas de salud y desarrollo, dijo el lunes una fundación de caridad.

Los países del bloque denominado Brics, formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, tradicionalmente han sido receptores de asistencia, pero su rápido crecimiento económico en la última década los está convirtiendo en donantes de los países más pobres del mundo.

China y Brasil lideran la tendencia, aumentando su gasto en ayuda humanitaria en más de un 20% entre el 2005 y el 2010, según la organización GHS.

El presupuesto de India, Rusia y Sudáfrica para ayuda humanitaria aumentó un 11%, un 36% y un 8%, respectivamente, en el mismo período.

"Los Brics están contribuyendo con nuevos y significativos recursos a los esfuerzos globales por la salud y el desarrollo", dijo David Gold, cofundador de GHS Initiatives.

"Igual de importante, están estableciendo nuevos modelos para la cooperación que desafían el modo en que pensamos la asistencia extranjera", agregó.

Por ejemplo, el compromiso asumido por Brasil en 1996 para brindar acceso universal a un tratamiento efectivo contra el VIH influyó las prácticas globales.

En tanto, China ha sido líder en el tratamiento de la malaria en Africa, mientras que Sudáfrica es pionero en la introducción de diagnóstico molecular para la tuberculosis.

Pero los expertos dicen que a pesar de que los países del BRICS están gastando más que nunca en ayuda extranjera, aún representan un granito de arena en comparación con lo que donan las naciones occidentales.

En el 2010, las cinco naciones del BRICS desembolsaron un total de US$6.400 millones en ayuda extranjera, dijo el grupo. En comparación, Estados Unidos gastó US$31.000 millones ese mismo año.

GHS Initiatives indicó que mientras que los BRICS enfrentan significativos problemas de desarrollo, son claves para financiar el cuidado de la salud entre los más pobres del mundo debido a la producción de bajo costo de fármacos, diagnósticos y vacunas para enfermedades como VIH/sida, polio y tuberculosis.

Los líderes del Brics tienen previsto reunirse en Nueva Delhi este jueves, donde discutirán una iniciativa india para establecer un banco de desarrollo propuesto como una alternativa al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Pero, en privado, funcionarios indios han minimizado las probabilidades de que se cree un banco de desarrollo del Brics pronto, en parte por un desacuerdo en torno al rol chino.

China es, lejos, el mayor donante del grupo y esperaría liderar cualquier esfuerzo de desarrollo conjunto. Se estima que en el 2010 destinó US$3.900 millones en asistencia.