Madrid. El Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2015 fue concedido este miércoles a la economista francesa Esther Duflo, una de las expertas más influyentes en el ámbito de programas para la erradicación de la pobreza.

La de Duflo era una de las 26 candidaturas de once países, indicaron fuentes de la Fundación Princesa de Asturias cuyo fallo tuvo lugar en Oviedo (norte de España).

La economista gala, nacida en París en 1972, que ya fue candidata la pasada edición, es profesora de Reducción de la Pobreza en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y ha centrado su carrera en investigar la reducción de la pobreza y en aspectos microeconómicos de países en vías de desarrollo.

Para Carmen Iglesias, miembro del jurado y directora de la Real Academia de la Historia, Duflo ha aplicado con originalidad métodos experimentales para evaluar la eficacia de las políticas contra la desigualdad económica y social, especialmente en África, Asia e Iberoamérica.

Asimismo ha renovado el diseño de estrategias en la educación, la salud, las microfinanzas y el empleo, destaca el jurado de la Fundación Princesa de Asturias.

La joven profesora francesa fue incluida por el presidente Barack Obama en 2013 en su comité presidencial para el desarrollo, el arma con el que pretendía promover las ideas para acabar con las desigualdades, lo que sirvió para consagrar el "Laboratorio de Acción contra la Pobreza" que fundó hace 12 años en el MIT junto a los economistas indios Sendhil Maullainathan y Abhijit Vanayak Banerjee, su pareja, con la que tiene un hijo.

Una de las normas del MIT se basa "en cómo hay que gastar el dinero, no cuanto", señalaba recientemente en su libro "Repensar la pobreza", donde teorizaba sobre su divorcio de la macroeconomía en favor de la aplicación de sus tesis en las que situaba en el punto de mira a los mil millones de seres humanos que viven con menos de un dólar al día.

El premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales está destinado a galardonar a aquellas personas o instituciones "cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante en beneficio de la humanidad en los campos de la historia, el derecho, la lingüística, la pedagogía, la ciencia política, la psicología, la sociología, la ética, la filosofía, la geografía, la economía, la demografía y la antropología".

El premio de hoy es el segundo de los ocho que la Fundación concede anualmente y está dotado con 50.000 euros y una escultura diseñada por Joan Miró.