-¿Cuál es la diferencia entre usar el precio de las acciones de las firmas públicas y el PIB para medir el crecimiento de las economías?

-La gran diferencia es que cuando el gobierno hace políticas que son buenas para hoy, pero malas para el futuro el PIB no va a ser muy sensible, mientras que el precio de las acciones sí. En América Latina hemos tenido un alto crecimiento en la última década, gobiernos que han hecho cosas muy buenas para el futuro y otros que no. El PIB no muestra con facilidad estas cosas que pueden ser dañinas en el largo plazo, por ejemplo daños al clima de negocios o a la reputación del país como anfitrión para la inversión internacional. Son cosas que en el corto plazo no van a tener mucho efecto, pero en el largo sí.

-¿Los resultados de su estudio difieren mucho de los resultados basados en mediciones del PIB?

-No hay un estudio basado en el PIB que sea directamente comparable con el nuestro. Con este estudio hemos podido hacer un ranking de presidentes o países, no conozco que se haya hecho otro similar midiendo el PIB.

-Los países analizados tienen bolsas de valores muy pequeñas, muy pocas empresas listan, ¿qué impacto ha tenido en el estudio?

-Es ciertamente una limitación, y somos conscientes de eso. En el estudio detallamos esa limitación, lo que tratamos de hacer es que para cada bolsa le computamos cuánto hubiese subido una bolsa internacional de los mismos sectores industriales o económicos representados en la bolsa y eso permite de alguna manera usar un benchmark o portafolio de referencia que sea más comparable.

“La política de Colombia, Perú y Chile son benignas para los inversores”

-¿Los resultados de su estudio son más reales que los que se hacen midiendo el PIB?

-Depende de la pregunta que uno quiere contestar. Si lo que se quiere responder es que si hoy hay más bienes y servicios disponibles en el país, la medida para utilizar es el PIB, si la pregunta que uno quiere contestar es si este estilo de política económica creó los incentivos para que la gente invierta en este país para que haya muchos más bienes y servicios en el futuro, la bolsa es un indicador más apropiado.

-Entre sus conclusiones, los países con mejor desempeño han sido Colombia, Perú y Chile. En el caso del Perú, ¿qué presidente sale mejor calificado?

-Alan García en su segundo gobierno. Cuando medimos desempeño es algo así como medir la diferencia de goles a favor en un partido de fútbol. Por ejemplo, durante la presidencia de (Alejandro) Toledo el valor de las empresas subió mucho más, pero a el le tocó una etapa del mundo en el cual todo subía mucho. Así, mientras que en su gobierno el valor de las firmas creció 29% anual, en realidad en el mundo las empresa subieron de valor 33%, de modo que el desempeño es negativo en 3% anual respecto de ese mundo. En tanto, a (Alan) García, le tocó una menos benigna, en esta etapa las empresas del mundo crecieron 13% anual, y en el Perú crecieron 21%, de modo que en el Perú la diferencia de goles a favor para García es de 8,5% anual positivo.

2310

-¿Cómo ve la presidencia de Humala? ¿Tiene goles a favor o en contra?

-No está reportado en el paper, porque comprende el periodo 1981-2011, pero creo que al presidente Humala le ha tocado un mundo muy complicado porque las empresas de los sectores que están representadas en la Bolsa de Valores de Lima (BVL) y en otras partes del mundo han caído mucho de valor desde marzo de 2011. Sin embargo, el Perú ha estado performando mejor que eso, de modo que estos números muestran que Humala está realizando un buen desempeño.

-¿Cómo afecta al desempeño de la economía peruana su dependencia de los commodities?

-Según el índice de S&P, una fracción muy importante de la valorización bursátil de la BVL proviene de firmas del sector minero, aproximadamente el 60%. Cuando bajan los precios de los commodities, baja el precio de las acciones en Lima, pero también el de empresas parecidas en el mundo y como nosotros computamos la diferencia, observamos que desde marzo de 2011 hasta hoy ha habido una depreciación de las firmas en el resto del mundo y también en Lima, pero en menor medida. Economías pequeñas como la peruana, enfrentan el dilema de diversificarse en muchos sectores o especializarse en los cuales son buenos para constituir reservas y enfrentar épocas de vacas flacas. Lo que sugiere nuestro estudio es que en los últimos 30 años estos tres países que salen más favorecidos (Colombia, Perú y Chile), han decidido especializarse en lo que son buenos, aún si esto implica limitarse a actuar en pocos sectores y constituir reservas para los años malos. Según nuestro estudio esto es mejor visto por los inversores que países que han tratado de tener una mayor diversificación de su economía.