Los economistas elevaron sus pronósticos para el índice referencial de precios de Brasil de este año por undécima semana consecutiva, en una señal de que el anuncio de recortes presupuestarios del Gobierno no logró mitigar las preocupaciones por las presiones inflacionarias.

Las estimaciones para el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) , el indicador de inflación más observado de Brasil, subieron a un 5,79% desde un 5,75% la semana anterior, mostró el lunes el sondeo semanal Focus a entidades financieras del Banco Central.

Las previsiones para la inflación del 2012 subieron por segunda semana consecutiva, de acuerdo al sondeo realizado la semana pasada.

El mercado ahora prevé que el IPCA se ubicará en un 4,78% a fines del 2012, frente a un 4,70% la semana anterior.

Los economistas mantuvieron sus estimaciones para la tasa de interés referencial, Selic , de fines del 2011 en un 12,50% y también mantuvieron sus previsiones para la tasa a fines del 2012 en un 11,25%.

La tasa de interés está actualmente en un 11,25%.

Reducir la inflación y las tasas de interés han sido metas clave para la presidenta Dilma Rousseff, pero las alzas globales en los precios de las materias primas y un fuerte gasto durante el año electoral 2010 por parte de su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, han complicado el panorama.

El incremento en los costos de los alimentos ha sido una preocupación particular a nivel mundial dado que la inflación se ha acelerado en países de mercados emergentes, como Chile y China.

El aumento de los costos de los alimentos y del transporte impulsaron los precios al consumidor en enero a un 0,83%, frente a una aceleración del 0,63% en diciembre, colocando más presión sobre los consejeros del Banco Central para que eleven la tasa de interés luego de varias alzas recientes.

El Banco Central de Brasil tiene una meta de inflación del 4,5% anual para el 2011 y el 2012, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

La entidad reanudó el endurecimiento monetario en enero, cuando elevó la tasa Selic por primera vez desde julio del 2010 a un 11,25%, desde un 10,75%.