Un creciente déficit de la cuenta corriente presionará aún más el acelerador para que el lempira (moneda hondureña) pierda más poder adquisitivo respecto al dólar en el presente año.

En resumen, el intercambio comercial y de servicios, así como de transferencias con el exterior es deficitario. Se necesita cada vez más de la divisa verde para financiar las compras de combustibles, alimentos y medicinas, así como otros bienes de consumo.

El presidente del Colegio de Economistas de Honduras (CHE), Roldán Duarte, se refirió con prudencia respecto a la evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre del Artículo IV, documento publicado el 15 del presente mes.

“La única medida económica para contrarrestar esta situación es devaluar nuestra moneda. Esta situación está en el panorama de acuerdo con las cifras presentadas por el FMI en su referido informe”, expresó Duarte.

Las brechas. El economista explicó que “el Fondo dice que 2012 se cerró con 9.9% de déficit en el saldo de la cuenta corriente en relación al Producto Interno Bruto (PIB), o sea, 35.000 millones de lempiras. Para el presente año estima que será de 11.1% del PIB, y el déficit sería de unos 39.000 millones de lempiras”, estimó.

Esta brecha está vinculada con un intercambio inferior de bienes, servicios y transferencias con el extranjero. Se importa más de lo que se exporta, entre otros aspectos.

Nuevo programa. El vicepresidente ejecutivo del Banco del País, Lenin Palencia, estimó que el gobierno tendrá éxito en el proceso de colocar un bono soberano -estimado en US$750 millones- en mercados de capitales extranjeros. Fue del criterio de que estos títulos valores influirán en las determinaciones que contendrá el nuevo programa monetario que publicará en breve el Banco Central de Honduras.

Otro sector técnico ligado a la banca expresó que el BCH está a la espera de la revisión que se hará de las exoneraciones, exenciones y dispensas aduaneras que en este momento efectúa el gobierno a través de una comisión especial.

Para el presidente del CHE el nuevo programa monetario del BCH continuará con la política de “minidevaluaciones”, es casi seguro que elevarán la tasa de política monetaria que en la actualidad está en 7 puntos. Además tendrán que elevar el encaje legal en moneda nacional y extranjera.

Con cada una de estas medidas se busca restringir la liquidez financiera que está en moneda nacional en 24.567 millones de lempiras y en moneda extranjera de 11.664 millones .

Técnicos del sistema financiero que solicitaron omitir su nombre fueron del parecer que la presidenta del BCH, María Elena Mondragón, propiciará estas medidas para que los institutos de pensiones y bancos compren más bonos.

Para el vicepresidente del Banco del País, siempre existe apetito en la banca local por absorber los títulos valores emitidos por el gobierno. Finanzas ha dicho que la tasa más alta de los bonos es 15%.