Sao Paulo. Brasil registrará este año una mayor inflación y un crecimiento económico más débil de lo que se había estimado previamente, según un sondeo semanal del banco central entre economistas que fue difundido el lunes.

La mediana de las proyecciones para la tasa de inflación de este año subió por quinta semana consecutiva a un 5,11% desde un 5%, según el sondeo, que releva las estimaciones para los indicadores más seguidos en Brasil.

Para el 2013 los analistas mantuvieron su previsión de alza de precios al consumidor en un 5,5%.

El pronóstico del crecimiento económico para el 2012 fue revisado a la baja a un 1,81%, desde un 1,85% previo.

Este sería el desempeño más débil de la economía desde el 2009 e implicaría una aguda caída desde la potente cifra de 7,5% registrada hace dos años.

La perspectiva para la política monetaria permaneció sin cambios. Los economistas esperan dos recortes más en las tasas de interés de referencia Selic este año a un mínimo récord del 7,25%.

Si la inflación se acelera, el banco central probablemente subirá las tasas el próximo año a un 8,5%, según el sondeo.

Los resultados del sondeo representan la mediana de las estimaciones de los analistas encuestados por el banco central a cerca de 100 instituciones financieras.