Londres. El Banco Central Europeo (BCE) pronto podría ceder a la presión para que evite un deterioro mayor en la crisis de deuda de la zona euro, según mostró este viernes un sondeo de Reuters, con los consultados incluso viendo la posibilidad de que haga compras abiertas de bonos.

El sondeo a estrategas de bonos en Europa y Estados Unidos conducido esta semana ofreció como mediana un 48% de probabilidad de que el BCE se vea obligado a conducir un alivio cuantitativo abierto.

Este sería un quiebre altamente controversial de su política existente, donde compensa las compras de bonos soberanos en su Programa de Mercados de Valores drenando la liquidez del sistema en operaciones separadas.

De los que pronosticaron que el BCE comenzaría un alivio cuantitativo, como han hecho la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra, una mayoría dijo que esto ocurriría para marzo del 2012.

Una leve mayoría, 25 de 49 consultados, dijo que ve un rol aún mayor para el BCE, esperando que se convierta en un prestamista de último recurso, ofreciendo créditos de emergencia para los gobiernos.

Los diseñadores de políticas del BCE han rechazado los llamados internacionales a intervenir decididamente para reforzar a la zona euro, pero la volatilidad en los mercados de deuda regional en las últimas semanas ha vuelto más apremiante una decisión sobre un rol mayor para la autoridad monetaria.

Una mayoría significativa de los economistas consultados, 40 de 50, dijo que no espera que otros países en el bloque de 17 naciones necesiten un rescate como Irlanda, Grecia y Portugal.