Economistas recortaron sus pronósticos para la tasa de inflación de Brasil en 2016 a un 5,45% desde la proyección anterior por un 5,50%, mostró el lunes el sondeo semanal Focus que elabora el Banco Central.

La nueva estimación está más cerca del objetivo oficial de 4,5%.

La revisión debería ser bien recibida por el banco central brasileño. Desde octubre, la entidad ha subido las tasas de interés para mantener las expectativas inflacionarias bajo control, pese a la reciente subida en los precios.

La mediana de las estimaciones de los expertos para la inflación en 2015 subió a 9,04% desde 9%.

El sondeo Focus recopila las medianas de los pronósticos de economistas de unas 100 instituciones financieras.