Sao Paulo. El mercado elevó sus previsiones para la inflación de Brasil el 2012 por sexta semana consecutiva, aún cuando recortaron sus pronósticos sobre el crecimiento económico para este año, según mostró este lunes un sondeo del banco central brasileño.

Los economistas elevaron sus pronósticos para la inflación de este año en Brasil a un 5,15% desde un 5,11% la semana previa y redujeron sus estimaciones de crecimiento a un 1,75% desde un 1,81%, según el sondeo, que sigue los pronósticos de los indicadores más observados en Brasil.

Las lecturas indicarían la peor actuación anual desde el 2009 y revelarían una abrupta desaceleración desde el crecimiento de un 7,5% de hace dos años.

Los encargados de las políticas en el país apuntan a una inflación de un 4,5%, +/- 2 puntos porcentuales.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, dijo el viernes que los precios deberían seguido controlados en los próximos trimestres, reafirmando su visión de que la inflación anual convergería en un 4,5%.

No obstante, los analistas han estado revisando al alza sus pronósticos inflacionarios dado el alza global en los precios por una severa sequía en Estados Unidos.

En el sondeo del banco central, el panorama para las tasas de interés no mostró variación.

Según la consulta, la tasa referencial de Brasil, Selic, probablemente se rebaje a un 7,25% para finales de año desde el actual 8%. El 2013 la inflación probablemente se acelere a un 5,5%, mientras que la tasa Selic debería regresar a un 8,5%.

Los resultados del sondeo son la mediana de las previsiones de analistas consultados por el banco central, pertenecientes a alrededor de 100 instituciones financieras, de acuerdo a datos de la autoridad económica.

Se prevé un incremento de un 0,35% en los precios al consumidor en agosto con respecto al mes previo, desde el 0,33% estimado la semana pasada.