El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo ayer que se debe “analizar seriamente” la continuidad del país en la Comunidad Andina (CAN), bloque que la pasada semana emitió una resolución contraria a las medidas de protección comercial aplicadas por el país a sus vecinos Colombia y Perú.

El Gobierno ecuatoriano impugnó el domingo anterior una resolución de la CAN, que le exigió eliminar una salvaguardia aduanera impuesta a importaciones de Colombia y Perú por las devaluaciones monetarias en esos países, que afectan la competitividad de las exportaciones nacionales.

Ecuador rechazó la resolución al considerar que “excede las competencias que le confiere el Acuerdo de Cartagena”. Correa, en una cita con periodistas en Guayaquil, estimó conveniente analizar la continuidad en el ente que, agregó, “sirve para muy poco”, aunque precisó que su posición no obedece a “esta coyuntura”.