Guayaquil. Ecuador no ha iniciado conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un acuerdo de asistencia crediticia, aseguró este viernes el ministro de Economía, quien es partidario de esperar mejores condiciones en el mercado de capitales para emitir deuda que cubra las necesidades de financiamiento.

Las autoridades económicas se reunieron la semana pasada en Washington con el FMI y otros organismos financieros, en un intento por retomar el diálogo y mejorar la credibilidad del país petrolero. En la última década Ecuador rompió sus relaciones con los multilaterales.

"En este momento lo que hemos conseguido son asistencias técnicas. (Para) un programa de crédito concreto, similar a lo de Argentina, no hemos iniciado conversaciones", aclaró el ministro Richard Martínez a periodistas.

"Queremos retomar el diálogo, hubo mucho maltrato anteriormente para estos organismos internacionales e inversionistas", aclaró durante la suscripción de convenios de empresas privadas con el Gobierno para el fomento productivo y la atracción de inversiones en la ciudad de Guayaquil.

Según el funcionario y basado en estimaciones preliminares, Ecuador requerirá hasta US$2.000 millones en financiamiento externo para cubrir el presupuesto de este año.

Una misión del FMI para la revisión habitual de la economía arribará a Quito el 20 de junio, con lo que el Gobierno podrá "evaluar con más claridad", afirmó.

La emisión de bonos ha sido la principal fuente de financiamiento de la nación en los últimos años, pero para Martínez, por el momento, esa no es una opción, por lo que apunta a buscar otras alternativas para obtener recursos. No dio detalles.

"Una emisión, por ejemplo, del Ecuador en este momento no sería el mejor escenario porque los costos son muy onerosos", explicó el ministro. "Si las condiciones del mercado cambian (...), para nosotros sería lo más favorable acudir a través de una emisión transparente y abierta", añadió.

El Gobierno del presidente Lenín Moreno en el primer año de su mandato emitió bonos por unos US$7.500 millones, según datos oficiales. El mandatario ha cuestionado el manejo económico de su antecesor Rafael Correa.

La deuda pública de Ecuador asciende a unos US$58.980 millones a abril, incluyendo las operaciones de compra anticipada de crudo y deudas de empresas estatales.