Desde enero del 2013 entrará en vigencia el incremento del Bono de Desarrollo Humano de US$35 a US$50, que se financiará con impuestos a las utilidades de la banca.

Esto, una vez que la Asamblea Nacional acogió el veto parcial del Ejecutivo al proyecto de Ley de Redistribución para el Gasto Social (urgente) que recibió más votos de los que obtuvo en el segundo debate, pues se pronunciaron 81 a favor, 21 se abstuvieron y 2 estuvieron en contra.

La única modificación que realizó el Gobierno a este proyecto fue respecto de la labor del Ministerio de Inclusión Económica y Social en la zona de frontera sobre la distribución del bono, que deberá priorizar a los adultos mayores y a personas con discapacidad.

Este proyecto contiene la eliminación del beneficio de la reducción del 10% al Impuesto a la Renta (IR) para los bancos; una reforma a la fórmula de cálculo del anticipo de los bancos y de las sociedades financieras, que sería al 3% de sus ingresos gravados; la aplicación del 12% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los servicios financieros; y la obligatoriedad de remitir información al Servicio de Rentas Internas (SRI).

Durante el debate del veto, la mayoría de los legisladores que participaron es la que aspira a reelegirse para la Asamblea en el 2013. Intervinieron Paco Velasco (PAIS), quien defendió la recomendación de la comisión de allanarse al veto, Nívea Vélez (IND), Luis Almeida (PSP), Fernando Flores (Prian), Ramiro Terán (MPD), este último no está de candidato.

De este grupo de asambleístas, Fernando Flores, representante del Prian, observó que el Gobierno con este proyecto miente al país al decir que será la banca la que financiará el bono, pues en octubre pasado a través de la Superintendencia de Bancos autorizó nuevos costos a 35 servicios bancarios para los 7 millones de clientes de las instituciones financieras.

Velasco aseguró que se trata de una ley que redistribuye la riqueza, y aunque no elimina la pobreza, sí la mitiga.

Agregó que con esta normativa los que más poseen tienen la obligación de compartir con los que menos tienen.

Esta ley tributaria comenzará a regir a partir de enero del 2013 y beneficiará a 1’900.000 personas, de las cuales 500.000 tienen discapacidad.

Reacción de la banca
Con la entrada en vigencia de la ley, la banca prevé una disminución en el ritmo de entrega de crédito productivo y con ello un efecto negativo en el crecimiento económico nacional, según César Robalino, presidente de la Asociación de Bancos Privados (ABPE).

Robalino explicó que la normativa afecta la capacidad de crecimiento del patrimonio de los bancos, vinculado directamente con la capacidad de entrega de préstamos. Con esa caída señaló que también se disminuye la posibilidad de generación de empleo.

El presidente de la ABPE remarcó que las políticas del Gobierno han mostrado una creciente hostilidad hacia la banca. La asociación planea presentar una demanda de inconstitucionalidad por la aprobación de la ley tributaria.

Cifras del proyecto
El incremento del Bono de Desarrollo Humano a $ 50 mensuales significará 316 millones de dólares, dijo Paco Velasco (PAIS), presidente de la Comisión de lo Económico.

La banca contribuirá con un poco más del 50% para su financiamiento, pagando completo el Impuesto a la Renta y el IVA por los servicios financieros, agregó Velasco.