En 15 días como máximo estaría lista la implementación del certificado de abono tributario (crédito tributario para pagar obligaciones al fisco) para los sectores exportadores afectados por la no renovación del sistema de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea, por sus siglas en inglés) que venció el pasado 12 de febrero.

Hasta este miércoles se espera la aprobación de parte de la presidencia de la república del proyecto de reglamento. Luego el Consejo de Comercio Exterior (Comex) empezará a implementar al mecanismo.

La medida contiene 4 parámetros: condiciones de competitividad, nivel de diversificación de mercados, diversificación de productos, situación de la empresa en cuanto a rentabilidad, liquidez y tamaño.

Nathalie Cely, ministra de la Producción, dijo este lunes que de partida todos los exportadores recibirán un 25% de apoyo por condiciones de competitividad y luego dependerá de la situación del sector.

La semana anterior la secretaria de Estado señaló que para cada sector el tope máximo de cobertura de aranceles puede estar entre el 50% y el 60%, el resto lo tendrá que asumir el sector productivo, según reglas de la Organización Mundial de Comercio.

Para Gino Descalzi, empresario florícola, hubiera sido más fácil identificar cuál es el impacto económico por sectores y con esa base hacer la devolución de los aranceles.

Según un estudio de la Cámara de Industrias y Producción en 2010, los principales productos no petroleros exportados bajo Atpdea fueron: rosas, atún, madera contrachapada (triplex), caña de azúcar, piñas, brócoli, conservas de banano.

A juicio del presidente de la Federación de Exportadores, Felipe Ribadeneira, el abono tributario ayuda aunque considera que no es ideal y sigue siendo insuficiente. “ (El certificado) ayuda al flujo de caja y a mantener esa competitividad”, reflexionó.

El dirigente gremial cree que a la par se deben mejorar las relaciones con Estados Unidos porque las medidas son a corto plazo, criterio compartido -en un comunicado- por las Federaciones de Cámaras de Comercio e Industrias.

1.056 empresas y 528 exportadoras se beneficiarían del abono tributario.