Solo una empresa aplicó para obtener la compensación, pero aún no la obtiene, según el Ministerio de Producción. Se trata de Ingesa, que exporta medias nylon. De las 1.300 compañías amparadas por el sistema, 355 bajaron de internet la solicitud para obtener el CAT.

Sectores como el de los floricultores, exportadores de brócoli, palmito, atún en pouch, textiles y madera optaron por negociar con sus compradores en EE.UU. para que asuman una parte o todo el arancel, antes de detener su producción e incumplir sus compromisos.

Durante el enlace sabatino del 24 de septiembre, el canciller Ricardo Patiño dijo que ante la falta de renovación del sistema el Gobierno ecuatoriano actuó enseguida y resaltó que por ello se obtuvieron buenos resultados, incluyendo aumento de ventas a Estados Unidos.

“Cuando se produjo la suspensión de los beneficios del Atpdea, inmediatamente con el Ministerio de la Producción (...) y con la Cancillería se organizó una acción”, dijo.

Sin embargo, la demora para dar una alternativa es uno de los temas cuestionados por el sector exportador, que debió esperar cinco meses, hasta el 18 julio, para que se comiencen a aplicar los CAT, ofrecidos por el Gobierno, aunque en mayo se emitió la resolución para que fueran implementados.

Luego, lo engorroso del trámite para acceder al CAT ha sido el principal impedimento para que los empresarios no se beneficien del apoyo oficial.

Ignacio Pérez, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Flores (Expoflores), indicó que la mayoría de las empresas floricultoras (alrededor de 550) no aplicó por la cantidad de trámites, además de que ciertos documentos solicitados se generan en entidades estadounidenses y resulta difícil conseguirlos.