Quito, Andes. Ecuador se encuentra delineando un documento que servirá como marco para regular las inversiones de los países con los cuales mantiene vínculos comerciales.

El ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración y la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades) son los entes encargados de elaborar el instrumento, que, según voceros gubernamentales, podría convertirse -a futuro- en una alternativa a los tratados bilaterales de inversiones (TBI).

Roberto Betancourt, subsecretario de la Cancillería, dijo que el proyecto tiene un nombre de consenso: Convenio de Inversiones para el Desarrollo (CID), documento que “calza perfectamente” con los Acuerdos de Comercio para el Desarrollo (ACD), que propugna el Gobierno de Ecuador.

En este contexto, sostuvo que el CID jugará un papel muy importante en sustitución de los tratados bilaterales de inversiones.

Fander Falconí, secretario de Planificación y Desarrollo, dijo que el convenio permitirá suplir a los TBI con consideraciones como: que la inversión extranjera sea complementaria a la inversión nacional, que se generen inversiones que fomenten la capacidad y la dinámica del aparato productivo, que encadenen empleo, que logren desagregación tecnológica y, fundamentalmente, estén acordes a los objetivos de desarrollo presentes en el Plan Nacional del Buen Vivir y la Constitución.

Betancourt dijo que el documento plantea que, en su condición de país en desarrollo, Ecuador tenga un trato especial y diferenciado, según la parte con la cual se vaya a negociar.

Otro aspecto es la necesidad de un compromiso para dinamizar la participación de los diversos agentes económicos en los procesos productivos y, particularmente, los sectores de la economía popular y solidaria, así como las micro, pequeñas y medianas empresas.

En los principios de la propuesta constará la protección y promoción de los derechos humanos, laborales y ambientales, adecuados a los estándares internacionales, expuso el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En el borrador de la propuesta se contempla también la evaluación y seguimiento del efecto social, económico y ambiental que produzcan las inversiones a fin de –en caso de ser necesario- mejorar su implementación.

El ámbito de solución de diferencias tendría dos procedimientos: una, controversias que surjan entre los estados; y otra, entre inversionistas y el Estado.

En el segundo caso, se establece que, en caso de litigios, se renuncie al Centro de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi).

En la esfera procesal, se busca que se agote la vía administrativa interna antes de iniciar un procedimiento arbitral. Ecuador propugnará que en caso de arbitraje se recurra a las instancias regionales.

El viceministro de Comercio, Francisco Rivadeneira, dijo que el Convenio de Inversiones para el Desarrollo (CID) podría estar listo para diciembre de este año, luego pasará al análisis del Consejo de Comercio Exterior (Comex), los ministerios que integran el Frente Económico y, posteriormente, pasará para la revisión y aprobación del presidente de la República.

Rivadeneira explicó que el Convenio podría ser negociado como parte de los Acuerdos de Comercio para el Desarrollo o de manera separada. “Podría ser a futuro una opción para sustituir los acuerdos Bilaterales de Protección de Inversiones, actualmente en vigencia, que el Gobierno ha denunciado.

En la actualidad están en vigencia 23 TBI, once de los cuales han recibido dictámenes de inconstitucionalidad; la Asamblea Nacional ha aprobado la denuncia de cuatro (Alemania, Reino Unido, Francia y Suecia).