Quito. Ecuador implementó medidas destinadas a aumentar la liquidez y a garantizar que el país andino pueda continuar utilizando el dólar estadounidense como su moneda, dijo este martes el presidente del Banco Central, Pedro Delgado.

Las reformas asegurarán la entrada de más dólares a la economía y que las instituciones financieras y los inversionistas mantengan más fondos en Ecuador en lugar de enviarlos al extranjero.

Ecuador adoptó el dólar estadounidense como su moneda en el 2000 luego de haber incurrido en un incumplimiento del pago de su deuda.

El dólar ha aportado estabilidad a la economía del país, pero la falta de una moneda local limita las herramientas de política monetaria del Banco Central.

"Nosotros todo el tiempo hemos estado diciendo 'vamos a fortalecer la dolarización', nadie en el gobierno está preocupado de salirse de la dolarización. La política económica del gobierno es fortalecer la dolarización", afirmó Delgado.

"Nosotros todo el tiempo hemos estado diciendo 'vamos a fortalecer la dolarización', nadie en el gobierno está preocupado de salirse de la dolarización. La política económica del gobierno es fortalecer la dolarización". Pedro Delgado, presidente del Banco Central.

Sin embargo, dijo que la dolarización depende de que el país cuente con "suficiente liquidez" y sostuvo que los bancos tienen una tendencia a mantener los fondos en cuentas en el exterior, lo cual tiene un efecto adverso en la cantidad circulante de dólares.

Una de las reformas aprobadas por el directorio del Banco Central el mes pasado aumenta la cantidad de dinero que las instituciones financieras deben colocar en el Fondo de Liquidez del Sistema Financiero Ecuatoriano al 5% de los depósitos que mantienen, desde el 3% en la actualidad.

Esa cifra se incrementará en un punto porcentual anual hasta alcanzar el 10%.

"Es un mecanismo de protección, de fortalecimiento del sistema financiero y de la dolarización. La crisis europea con la quiebra de los bancos, la descapitalización de los bancos están llevando a una crisis al sector real de la economía", agregó Delgado.

El Banco Central también aumentó el coeficiente de liquidez interna, lo que significa que las instituciones financieras deben tener al menos un 60% de su liquidez en Ecuador, por encima del 45% previo.

Delgado precisó que los cuatro o cinco mayores bancos privados ya tienen un 57,4% de su liquidez en Ecuador.

Una tercera reforma requiere que todos los fondos provenientes de las cuentas del exterior se deben transferir a través del Banco Central, y el banco debe poner el dinero a disposición del beneficiario inmediatamente.

Delgado dijo que esta reforma tiene por objeto garantizar que las empresas ecuatorianas y las personas reciban sus pagos complemente en Ecuador porque a veces una parte del dinero que se debe inyectar en la economía termina en cuentas en el extranjero.

Los receptores del dinero pueden volver a enviar su dinero al extranjero si desean hacerlo, pero tendría que pagar un impuesto a la repatriación de capitales.

Esta reforma entrará en vigor después del 1 de noviembre.

Los altos precios del petróleo y mayores ingresos fiscales han permitido a Ecuador aumentar fuertemente su gasto en los últimos años, estimulando el crecimiento. La economía se expandió un 3,58% en el 2010 y un 7,8% en el 2011.

Sin embargo, el país miembro de la OPEP es muy dependiente de las exportaciones de petróleo y la liquidez podría verse afectada si los precios caen.

El Banco Central recortó en julio su pronóstico de crecimiento para el 2012 a un 4,8%, desde un 5,4% anterior. No explicó por qué tomó esa decisión, pero el repunte del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre fue atenuado por menores ingresos petroleros.