QUITO . El Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) subirá del 2% al 5%, según plantea la nueva reforma tributaria que será enviada a la Asamblea con carácter de urgente, por parte del Ejecutivo.

Así lo confirmó el director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Carlos Marx Carrasco, durante un seminario en Guayaquil, organizado por la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana y Factor Humano.

De acuerdo con un reporte de Buró de Análisis, la nueva reforma, que sería la undécima en este gobierno, prevé tres cambios fundamentales: aumento del 2% al 5% el Impuesto a la Salida de Divisas; ampliación de 3 a 6 años del periodo de caducidad de la capacidad determinadora del SRI; y, una exención de tributos para las armas deportivas.

Sobre el ISD, se mantiene la propuesta que es gravar los montos de exportación que se quedan en el extranjero y se agrega un incremento de tres puntos.

Según Carrasco, en este tema existe una cantidad de exenciones importantes que tiene que ver con la dotación de créditos tributarios, con lo que la producción no se afectará. Pero sí la importación de bienes de consumo y suntuarios, dijo.

Los empresarios rechazaron ayer la medida. Bernardo Acosta, vicepresidente de la Cámara de Industrias de Pichincha, la calificó de equivocada y nefasta para el aparato productivo.

Explicó que es preocupante que el gobierno insista en una medida que no cumple el objetivo para la cual fue creada, es decir, mantener los capitales en el país. Más bien se ahuyenta la inversión, pues no resulta atractivo para los externos invertir en el Ecuador si luego van a tener que pagar impuestos cuando los lleven fuera. “Con la medida no solo pierden los empresarios, sino los consumidores”, dijo.

Joaquín Carvajal, presidente de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana de Guayaquil, la consideró una medida exagerada. Debería haber un impuesto por niveles, dependiendo de cuánto es lo que se saca.

El ISD se ha incrementado del 0,5% al 1% y luego al 2% durante este gobierno.