Quito. El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos publicó el pasado 5 de julio el índice de precios al consumidor (inflación) de junio, que fue de 0,18%. Con ese incremento, la inflación enero-junio llega a 2,4% y ponderando los últimos 12 meses (julio 2011-junio 2012) la variación de precios promedia 5%.

El IPC es el resultado del análisis de la variación de precios de 299 artículos de la canasta de consumo a escala urbana en el Ecuador.

En cambio el Índice de Precios al Productor, que toma en cuenta el precio de los productos en fábricas, playas, haciendas, etc. registró deflación en junio de -2,38%, que desde enero ya lleva -1,76 % de reducción de precios y esta tendencia se vive desde julio de 2011, que pondera hasta junio de 2012 -3,08%.

La canasta básica alcanzó en junio US$586,1. En mayo fue US$581,7, lo que era cubierto por el ingreso promedio. Este es un indicador que declina del análisis de 75 artículos de consumo para una familia promedio de cuatro miembros y que percibe 1,6 salarios básicos de US$192 más el porcentaje del decimotercer sueldo básico que en sumatoria es US$545,02.

Esto significa que existe una restricción de consumo de US$41,08 dólares respecto a la canasta básica –que fue creada en 1982 y que contempla, por ejemplo bebidas alcohólicas y cigarrillos, productos castigados por la política fiscal que busca reducir su consumo.

Otro indicador analítico, la Canasta Familiar Vital, compuesta en 2007, fue de 426,4 dólares, lo que significa que con el ingreso promedio de cada familia existe una recuperación de 118,62 dólares.