La inclusión laboral progresiva hasta llegar al 4% de la nómina se ha logrado en Guayas en el 70% de las empresas, aunque marcada por la falta de infraestructura, según el Servicio de Integración Laboral para Personas con Discapacidades (SIL) de las Federaciones Nacionales de y para Discapacitados.

Esto debido a las reformas en el Código de Trabajo, que se implementaron en enero del 2006 en el gobierno de Alfredo Palacio. Allí se planteó que la cantidad de personas con discapacidad contratadas en las empresas públicas y privadas vaya creciendo un 1% anual, desde el 2007 hasta llegar al 4%, que se cumplió el año pasado.

Pese a estos avances persisten los problemas como poca adecuación en las instalaciones laborales para personas con discapacidades físicas y por el lado de estos, falta de más perfiles con preparaciones específicas.

Según el SIL, del 60% de las personas con discapacidades aptas para trabajar el 40% ha llegado hasta la instrucción secundaria, el 10% tienen educación universitaria y el otro 10% no tiene capacitación.

Este escenario también ha contribuido a que los puestos donde suelen ser ubicados dentro de las empresas sean call centers, mensajería, digitadores, servicios generales, obreros, además de asistentes administrativos, trabajos que permiten tener una remuneración mensual promedio de US$350. Aunque también existen profesionales que trabajan en áreas administrativas y gerenciales.

Raquel Mármol, promotora laboral del SIL, explica que hay empresas que discriminan a las personas con discapacidad argumentando que no cumplen con los perfiles necesarios para su actividad, entre ellas las de seguridad, pesqueras y parte de la industria.

Es así que, según el SIL, de las 16 mil personas que buscan trabajo a través de esa institución solo 5 mil lo han conseguido.

Para apoyar el cumplimiento de esta ley, además, existe una multa mensual de 10 salarios básicos unificados por cada persona que falte dentro del cupo de la empresa (uno por cada 25 empleados).

En contraparte, Mármol también cree que hay compañías que ya desarrollaron un concepto de responsabilidad social que también aporta a la subida de la inserción laboral.

Corporación Favorita, por ejemplo, para ampliar accesos, aprovechó las remodelaciones y construcción de nuevos locales para hacer baños especiales, espacios en cajas registradoras más amplios y rampas. También, según uno de los ejecutivos de la empresa, en los edificios se ha optado por poner comedores en la planta baja.

Corporación El Rosado, según el jefe de selección en líneas tradicionales, también ha incluido cambios en sus edificios no solo para trabajadores, sino también para clientes.

En su caso, debido a la clase de actividad que realiza la mayor parte de los empleados con discapacidad tienen hasta el 50% de impedimento físico, auditivo o intelectual.

La multinacional Kimberly-Clark, en cambio, por ser una empresa con empleados en planta prefieren contratar a personas con discapacidad visual, auditiva y que no tengan problemas para desplazarse.

Según el monitoreo del SIL, dentro de esta población, los más difíciles de insertar en el mercado laboral son las personas ciegas y en sillas de ruedas o con otros dispositivos de desplazamiento.

Cifras. 70.402 personas con discapacidad están registradas en Guayas. 313.336 se registran en el país, según el Consejo Nacional de Discapacidades.