Quito. El ministro de Economía, Richard Martínez, informó que las necesidades de financiamiento del país para este año son de US$9.200 millones. Esta cifra es más de lo presupuestado en la proforma del 2018 (US$8.250 millones).

Adicionalmente reveló que el déficit global es de 7,7% del PIB y no de 6,2% como se había dicho anteriormente.

Con una serie de correcciones que se realizarán, el déficit global llegaría a 5,3%, lo cual significará que el déficit primario sería de 2,5%. Estas son las primeras cifras oficiales que ofrece el ministro Martínez para transparentar la situación fiscal del país.

Las declaraciones las hizo ante la Comisión de Desarrollo Económico, en la cual se tratará la nueva ley urgente que acaba de presentar el presidente Lenín Moreno y que fue explicada detalladamente por el Frente Económico.

Entre los temas más relevantes de la ley están una serie de incentivos, para grandes y pequeñas empresas; así como la remisión de intereses y multas de deudas al SRI y el IESS.

En cuanto a la sostenibilidad fiscal se plantea la eliminación del techo de la deuda por tres años, hasta llegar a un equilibrio primario, para luego regresar al techo del 40%. Esto acompañado de un mecanismo de baja del gasto público y también la creación de un fondo de estabilización.

Dentro de la Comisión, Homero Castanier (CREO) se mostró escéptico de las cifras y dijo que los ministros anteriores del régimen mostraron distintos escenarios. Patricio Proaño (Revolución Ciudadana), por su parte, indicó que mientras más carga tributaria hay, los países son más exitosos, y que las empresas ecuatorianas han tenido millonarias utilidades en años pasados.

El Frente Económico se reunió también con las bancadas de la Asamblea para dar un breve resumen de la ley.

Unos US$4.200 millones serían invertidos por 30 empresas, según informó el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana.