Guayaquil. Ecuador negocia un préstamo por alrededor de US$2.000 millones con China para financiar su plan de inversiones públicas, dijo este martes un funcionario, en una nueva operación crediticia que convierte al país asiático en el principal socio financista de Quito.

Este sería el segundo crédito de libre disponibilidad que China otorga a la nación petrolera. En el 2010 entregó un préstamo por US$1.000 millones para proyectos de infraestructura en la nación petrolera.

Adicionalmente, ha negociado dos operaciones de venta de crudo con anticipos de US$1.000 millones cada una en el 2009 y 2011, respectivamente.

"Efectivamente existen operaciones de crédito con China, una que se está negociando por alrededor de US$2.000 millones, como ustedes saben hay carácter de reservado en estas operaciones", dijo el ministro de Finanzas de Ecuador, Patricio Rivera, a periodistas en la ciudad porteña de Guayaquil.

La tasa de interés que se negocia en la operación crediticia es del 6,9%, con 8 años de plazo y entre dos y tres años de gracia, informó Rivera.

Con las operaciones con China, según las autoridades se demuestra que Ecuador es sujeto de crédito luego de que en el 2008 declaró una moratoria sobre parte de su deuda comercial, para luego recomprarla a precios de mercado.

Ecuador tiene un ambicioso plan de inversión pública encaminado básicamente a desarrollar proyectos de energía hidroeléctrica, infraestructura vial y mejoras en el sector de salud y educación hasta el 2013.

Analistas han cuestionado el nivel de endeudamiento del país con China, debido a las condiciones financieras de los préstamos y a un abuso de la disponibilidad de recursos.

Pero el presidente de izquierda, Rafael Correa, ha dicho que los créditos son sin condicionamientos y respetando la soberanía de la nación, a diferencia de los que otorgan organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM).

Rivera ratificó que Ecuador también negocia un crédito para financiar una central hidroeléctrica con China y otro empréstito con Rusia para el mismo propósito.

China aprobó el año pasado el financiamiento por unos US$1.700 millones de parte de la central hidroeléctrica Coca Codo-Sinclair, la más grande del país andino, con una capacidad de 1.500 megavatios.

El socio más pequeño de la OPEP firmó además un acuerdo de entendimiento con la china CAMC Engineering para la construcción de varios proyectos en diferentes áreas por otros US$1.000 millones.