El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció en las últimas horas que no restablecerá las relaciones diplomáticas con Honduras, que fue readmitida por la OEA casi dos años después de ser suspendida a raíz de la destitución del exgobernante Manuel Zelaya, en junio de 2009.

"Mientras en el gobierno hondureño descaradamente estén participando los golpistas y se mantengan en la más absoluta impunidad, no podemos restablecer relaciones con este gobierno", expresó Correa a la prensa en la ciudad costera de Esmeraldas (noroeste).

Agregó que "siempre nuestra posición ha sido la misma, como era al inicio la de muchos países de América Latina", en cuanto a que haya sanciones para los responsables del derrocamiento de Zelaya.

"Respetamos muchísimo si cambiaron de posición, nosotros no", dijo el mandatario en declaraciones divulgadas por el periódico electrónico del gobierno.

El aislamiento internacional de Honduras terminó este miércoles al ser readmitida por la OEA con el voto en contra de Ecuador, cuatro días después de que Zelaya retornara al país del exilio en República Dominicana, la principal demanda de los países miembros del organismo interamericano.

Pese a ello, Ecuador consideró "que no se han dado aún las condiciones propicias y suficientes para el retorno" de Honduras por violaciones de los derechos humanos y la falta de una sanción contra los autores del golpe, según la representante del país ante la OEA, María Isabel Salvador.

La cancillería de Honduras anunció días atrás que tanto Brasil como Nicaragua decidieron normalizar sus relaciones diplomáticas con el país.

Se espera que en los próximos días el resto de los gobiernos que no reconocían la legitimidad del gobierno de Porfirio Lobo, restablezcan relaciones con Honduras.