La Asamblea Nacional tiene pendiente denunciar 15 Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) determinados por la Corte Constitucional como incompatibles con la Carta Magna, vigente desde 2008, explicó el asambleísta Fernando Bustamante, de la Comisión de Relaciones Internacionales, que anunció que hasta mayo tendrán realizado el informe para que la siguiente Asamblea realice la votación de estas denuncias.

La Constitución ecuatoriana impide que el país mantenga tratados bilaterales de protección de inversiones con cláusulas que incluyan tribunales extrarregionales.

Los TBI se firmaron en las décadas de los 80 y 90 y Bustamante los consideró “anacrónicos”, pues significaban garantías extraordinarias a los inversionistas extranjeros, bajo la premisa falaz de que las instituciones y los tribunales del país no eran confiables.

En la lógica de ese entonces, los TBI debían hacer más atractivo al país para receptar inversiones, Bustamante resaltó la inquietud sobre si esto tuvo resultados positivos, a lo que añadió “casi nunca”.

En la exposición que el asambleísta hizo a la prensa, anotó que “no existe orientación ideológica” en las demandas de estos tratados, como muestra, exhibió que algunos son con países como Venezuela, Bolivia , China y Argentina, Chile, Finlandia, Francia , Alemania, pero también con Estados Unidos.

“El capital pregunta ahora sobre la calidad de las instituciones y de los tribunales (…) la región está orgullosa de sus instituciones (…) debemos exigir que nuestras instituciones sean tratadas por igual, sin un sesgo colonial”, dijo.

Añadió que el Ecuador ofrecerá certeza de protección jurídica a las inversiones que se realicen y destacó que instancias regionales como Unasur y Celac están trabajando en crear un sistema de arbitraje para la solución de controversias.