El Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) de diciembre a febrero ha logrado recaudar 130,43% más que en el mismo periodo del año anterior, como resultado del aumento del porcentaje de cobro del 2% al 5% desde noviembre del 2011.

Ese incremento de los ingresos para el Estado, según empresarios, ha significado alzas en los costos de producción y una continua disputa por conseguir exoneraciones para las importaciones de materias primas y bienes de capital.

Según los registros del Servicio de Rentas Internas (SRI), en los tres meses completos de aplicación del cobro del ISD se consiguieron US$260,02 millones, mientras desde diciembre del 2010 hasta febrero del año siguiente se recaudaron en total US$112,84 millones.

Esto también ha significado un aumento en la importancia de este impuesto en el total cobrado por el SRI. En el 2011 la recaudación de enero y febrero fue de US$79,59 millones, representando el 6,25% del total de impuestos (US$1.272,06 millones). Mientras en los dos primeros meses de este año se consiguieron US$195,86 millones, equivalentes al 11,27% de los impuestos obtenidos (US$1.737,85 millones).

1094Roberto Aspiazu, director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano, cree que al obtener ese nivel de ganancias, sin sumar como resultado el desalentar la importación –beneficio que esperaba el Gobierno– queda claro que el mecanismo actúa como un arancel, encareciendo las compras al extranjero e incluso la adquisición de los bienes de producción y materias primas.

Aspiazu advierte que ciertos sectores han presentado reclamos y propuestas al Comité de Política Tributaria para que se exonere el 5% del ISD.

Uno de ellos es el procesador de pescado que importa hasta el 50% de los animales para convertirlos en producto terminado. Otro caso similar es el de los industrializadores de café.

La aplicación del ISD, según las autoridades, debía estar acompañada de una lista de productos que recibirían exoneración por tratarse de materiales necesarios para el funcionamiento de las empresas. Sin embargo, hasta ahora el documento no es presentado.

Felipe Ribadeneira, presidente ejecutivo de Fedexpor, menciona que en ese grupo se encuentran los equipos de refrigeración necesarios para ciertas industrias. Las máquinas, explica, pertenecen a partidas de importación de refrigeradoras y tienen que pagar el 5% al hacer la compra, con lo que se eleva el costo de producción.

El reclamo también se extiende al sector exportador, pues si un empresario no hace que el dinero de sus ventas retorne al país en menos de 60 días, también debe pagar el 5% cuando su capital retorne.